POLITICA REPUDIÓ LA SOLICITADA


Rafecas: "Mi actuación en el caso Nisman es irreprochable"

Para el juez es "inaudito que se lo persiga por el contenido de la sentencia". "La denuncia de Nisman por encubrimiento no encajaba en ningún delito", dijo.

Dibujos de Temes
Dibujos de Temes
Foto:Pablo Temes

El juez federal Daniel Rafecas expresó este martes que la solicitada para pedir su destitución que firmó un grupo de personalidades de distintos ámbitos fue un hecho "sorpresivo y desagradable" y remarcó que "no hay elementos" para reabrir la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Que se exija al Consejo de la Magistratura una decisión de antemano sin escuchar al acusado y sin ningún elementos de juicio ni de prueba es algo inusual, en 30 años de democracia no se ha visto algo así", sentenció el magistrado sobre la solicitada que firmaron personalidades de la política, la Justicia y el periodismo.

En declaraciones a radio Vorterix, aseguró que no cree "en absoluto" que peligre su cargo, al enfatizar que su "actuación en el caso Nisman es irreprochable desde el punto de vista jurídico".

Al preguntársele cómo reaccionó ante la publicación de la solicitada: "Estaba justo de viaje por un tema de salud de mi señora. Fue muy sorpresivo y ciertamente desagradable la primera de las solicitadas, sobre todo por el pedido o la exigencia. Uno puede suponer que públicamente se hagan pedidos para que se investigue el comportamiento de un juez o para que las instituciones funcionen conforme lo que se espera de ellas. Pero que directamente se exija a un organismo de la república, como es el Consejo de la Magistratura, una decisión de antemano sin escuchar al acusado y sin ningún elemento de juicio ni de prueba, la verdad es que es algo inusual. Creo que en 30 años de democración no se había visto algo así".

"Y por otra parte, sí, fue inmediata la reacción de repudio a esa actitud de parte de muchos sectores. Tanto de la Justicia como del ámbito académico al cual yo pertenezco. Además de tener casi 30 años de tribunales y 12 de juez federal, tengo también 25 años de docente. Tengo una trayectoria que ha hecho que esto generara un repudio de dimensiones que nos superó. En dos o tres días se recibieron más de 3000 adhesiones", repudió.

¿Lo toma como una presión pública?, se le consultó. "Sí, fue lo único que dije públicamente. Me parece que es una presión".

En cuanto al presunto "tiempo récord" que le demandó la desestimación de la denuncia de Nisman dijo: "Es llamativo que se sostenga algo así porque habla de un desconocimiento notorio de cómo funciona el procedimiento. Un juez no puede manejarse para resolver una cuestión de modo caprichoso o arbitrario. Yo tengo que seguir reglas. Y las reglas en este sentido es muy clara: yo tenía tres días hábiles para resolver esta cuestión. Si habría o no habría investigación. Si daba curso al requerimiento del fiscal Pollicita o si en cambio consideraba que no correspondía y había que desestimarla".

"En vez de tres días me tomé siete días hábiles por la complejidad del asunto, porque en el interín escuché todas las conversaciones que la fiscal UFI AMIA me había presentado como supuesta prueba, las 300 conversaciones que me habían presentado y me tomé el tiempo para redactar mis fundamentos y eso fue todo. Es decir que lo del 'tiempo récord' es una cuestión mediática, pero no tiene ningún asidero desde el punto de vista jurídico".

Respecto del presunto amplio marco probatorio del que disponía para avalar de la denuncia por encubrimiento, expresó: "Eso es completamente falso también. Es completamente falso por lo menos desde mi opinión. Yo fui el juez de la causa. Estudié con detenimiento y seriedad, sin ningún tipo de presión, todos los elementos que habían presentado en esa denuncia. Porque la denuncia de la fiscalía de Nisman vino acompañada de una testimonial de las escuchas telefónicas y de alguna documentación. Yo consideré es que esa hipótesis que planteaba el fiscal no encajaba en ningún delito".

"Lo que planteaba Nisman estaba relacionado con el famoso pacto con Irán. El tratado con Irán no había entrado en vigor. Irán nunca lo avaló y faltaban varios pasos para que ese tratado entrara en vigor, y eso nunca pasó. Hasta el día de hoy, pasaron ya más de tres años y ese tratado nunca entró en vigencia. Nisman decía que a partir de la entrada en vigor el Gobierno argentino quería dar de baja las órdenes de captura de los iraníes investigados en la Justicias argentina. Pero esa información no tenía absolutamente ninguna prueba que lo avalase. Y al contrario, los elementos de juicio que arribaron al expediente demostraban exactamente lo contrario. Fue público. El secretario general de Interpol, Noble, al otro día de que se hizo pública la denuncia de Nisman, negó rotundamente esos hechos. Dijo que fue lo contrario. De hecho, el ministro Timerman, quince días después de la firma del tratado, remitió la copia a Interpol haciéndole saber que ese tratado no podía modificar en nada el status de las órdenes de captura de Irán, y le pide a Interpol que le conteste por escrito. Inclusive Interpol celebró el tratado".

Repudió también el dictamen del fiscal Moldes. "No lo he visto todavía (al dictamen de Moldes), pero reitero, no hay ningún argumento real. Quiero que alguien me de un argumento real para contrarrestar el fondo de la cuestión que es que el fiscal Nisman en enero de 2015 presentó una denuncia que carecía de una hipótesis de delito y además las supuestas pruebas lejos de comprobar ese delito, lo desmentían".

Por último lanzó: "Mi actuación en el caso Nisman es irreprochable. Es inaudito que se persiga a un juez por el contenido de la sentencia".