POLITICA LA INTERNA CON EL KIRCHNERISMO

Randazzo busca dejar las reglas claras para el reparto de bancas

En 9 días, los partidos deben solicitar ante la Justicia el reconocimiento de las alianzas para poder competir.

Campaña. El ex ministro estuvo ayer en una actividad con mujeres de su espacio político.
Campaña. El ex ministro estuvo ayer en una actividad con mujeres de su espacio político. Foto:Prensa Randazzo

Mientras la discusión entre los que buscan una lista de unidad y quienes están dispuestos a que haya dos papeletas en el cuarto oscuro no encuentra puntos de acuerdo, el armado de la ingeniería electoral que usará el peronismo en esta elección avanza. En 9 días, los partidos deben solicitar ante la Justicia el reconocimiento de las alianzas para poder competir, pero también quedarán definidas las juntas electorales partidarias y las “reglas de juego” de las primarias.

El sector de Florencio Randazzo, que se sigue mostrando firme en competir en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), espera obtener lugar en la junta electoral partidaria que debe quedar conformada con la presentación de la alianza. ¿Por qué es importante este organismo en las internas? Por que será el que actúa como “juez” de la elección interna. Deberá ser quien habilita las listas y avales y también quien puede rechazarlos.

Aunque Randazzo ya demostró que consiguió reunir más de los 23.805 avales necesarios para competir (en la categoría de senadores y diputados nacionales sólo se permiten la firma de afiliados al partido), recién el 12 de junio quedará conformada la junta que aprobará o no estos avales, y es allí en donde planea ocupar espacios.

También el 12 de junio deberá quedar definida la manera en que las diferentes listas que compitan se reparten las bancas. Los encargados de cerrar la ingeniería electoral buscan replicar los requisitos de la carta orgánica del PJ bonaerense: la lista mayoritaria se queda con el 75 % de los cargos, mientras que la lista que resulta derrotada obtiene el 25%. “2 y 1 está bien”, respondió uno de los hombres de Randazzo a uno de los dirigentes del sector kirchnerista que prepara la presentación. Se refería a la lista de diputados en la que, cada dos legisladores de la nómina mayoritaria, ingresaría uno del sector perdedor.

Para conseguir este reparto, la lista minoritaria deberá obtener el 25% de los que votan en las PASO del peronismo. Por lo que, en un caso hipotético de que la interna del Partido Justicialista logre el 40% de los votos, la nómina que resulte segunda deberá alcanzar el 10% de los votos. Aunque Randazzo se siente ganador y este número no le preocupa, los dirigentes de su espacio buscarán ampliar al máximo la interna, buscando que no sólo vote en ella el núcleo duro del peronismo.

Será difícil ver en octubre una boleta en la que se unan Cristina Kirchner o el candidato kirchnerista junto a Florencio Randazzo. La ley establece que la lista de senadores se completa únicamente por la boleta ganadora. En cambio, para diputados se tendrían que cruzar los nombres proporcionalmente. De un lado y otro afinan el lápiz para dejar las reglas claras.