POLITICA INTERNA DEL PJ BONAERENSE

Randazzo busca la forma de impedir que lo traicionen los intendentes del PJ

Quiere tener candidatos propios en los 135 distritos para no depender de los jefes comunales, una “lección” aprendida en la derrota de Julián Domínguez contra Aníbal F.

Apoyos. Katopodis (San Martín), Zabaleta (Hurlingham) y Bucca (Bolívar) son tres de los intendentes más leales al ex funcionario.
Apoyos. Katopodis (San Martín), Zabaleta (Hurlingham) y Bucca (Bolívar) son tres de los intendentes más leales al ex funcionario. Foto:Pablo Cuarterolo

La candidatura a senador de Florencio Randazzo deberá ser acompañada en la provincia de Buenos Aires por otros 1.600 candidatos. Esta semana, el equipo de campaña del ex funcionario terminó de completar los nombres y llegó a armar borradores de listas en los 135 distritos bonaerenses, lo que le permitió empezar a ponerles un freno a los intendentes que pretenden colar su boleta no sólo en la papeleta del peronismo kirchnerista, sino también en la que encabezará el ex ministro del Interior y Transporte.

Si no juegan con nosotros y no se definen, no les damos la boleta y les hacemos interna en los distritos”, le dijo esta semana el ex titular de la Cámara de Diputados Julián Domínguez a dos históricos intendentes. Quienes escuchaban diluirse la posibilidad de sumar votos de las distintas cabezas de lista eran Julio Pereyra (Florencio Varela) y Alberto Descalzo (Ituzaingó).

Al igual que en 2015, los jefes comunales pretenden conservar la mayoría en sus Concejos Deliberantes llevando los mismos nombres en los distritos en las dos boletas que en la categoría a senadores y diputados nacionales compitan en la interna. Fue el propio Domínguez quien sufrió esta capacidad de supervivencia de los intendentes cuando compitió en la interna a gobernador contra Aníbal Fernández.

“Los intendentes no sólo no cuidaron nuestra boleta en la fiscalización porque iban en la otra lista también, sino que además algunos pícaros tardaron hasta cuatro horas en hacer aparecer nuestra boleta. Ahora, o están con nosotros y cuidan los votos, o les hacemos internas y nos cuidamos los votos nosotros mismos”, aseguran en el entorno del ex diputado.

En el randazzismo no quieren que esta advertencia suene como amenaza. Sobre todo, después de la semana en la que muchos intendentes rechazaron subirse a un mismo escenario junto a Máximo Kirchner, Amado Boudou, Luis D’Elía y Gabriel Mariotto, entre otros dirigentes. “Falta mucho para que los intendentes decidan con quién van a jugar”, repiten cerca del ex ministro, en donde aceleraron el operativo de conquista. Un alcalde reconoce que fue el propio Randazzo quien dos meses antes les dijo: “Los van a llevar hasta el final hablando de una lista de unidad y la lista de unidad es para llevarlos al cierre y ponerles de candidatos a los Boudou y D’Elía”.

Negociaciones. El hombre de Chivilcoy habla con todos los jefes comunales (o casi todos, ya que dejan afuera de la lista al alcalde de Avellaneda, Jorge Ferraresi), incluso con los más kirchneristas, como Mario Secco, de Ensenada, y pretende sumar alguno más a su espacio político.

Mientras tanto, para tener candidatos en los 135 distritos, Randazzo debe contar con 1.097 postulantes a concejales y 401 a consejeros escolares (también se eligen 35 diputados y 3 senadores nacionales, 23 senadores y 46 diputados provinciales). En su equipo aseguran que tienen los nombres, los acompañen los intendentes o no, e incluso se animan a decir que en algunos distritos del Conurbano llegan a armar dos listas.

Randazzo descree que no contar con los intendentes y el aparato peronista le reste votos. En el búnker del Palacio Raggio miran los números de 2015 y recuerdan que con todo el aparato en contra, Domínguez perdió la interna por apenas dos puntos. Y adjudican esa derrota al “robo de votos” por confiar en los intendentes para la fiscalización. “En esta elección estamos preparados, tenemos los candidatos y los fiscales, no vamos a depender de la buena voluntad de los intendentes”, explican.