POLITICA APUESTA A UNA PASO MASIVA

Randazzo necesita hasta votos no peronistas para ganarle a Cristina

Cómo se prepara el randazzismo para combatir al cristinismo y capturar al mismo tiempo votos antimacristas.

Dibujo de Temes
Dibujo de Temes Foto:Pablo Temes

No son internas, son primarias”, repiten en el búnker de Florencio Randazzo. Esta distinción podría pasar inadvertida, pero no para el equipo de campaña del ex ministro del Interior. “Al Gobierno y al kirchnerismo les conviene la idea de instalar que la elección de agosto es una interna partidaria; nosotros necesitamos mostrar que es mucho más que eso, que no sólo debe ir a votar el peronista, sino también el que no lo es y hasta el antikirchnerista”, explican. Estos últimos votantes son los que el espacio de Randazzo aspira a conquistar, ya que al hacer números saben que necesitarán una interna por encima del 40% de los votos para ganar los comicios.

En el Palacio Raggio del microcentro porteño, donde se reúne este sector, admiten que, en caso de que Cristina Kirchner compita, tiene un votante fiel que puede llegar al 22% de los sufragios, por lo que, para ganar, Randazzo necesitará superar esta cifra, lo que hace que la interna llegue al 45% de los votos.

En el búnker no se desaniman y aseguran que una elección en la que las figuras sean Randazzo y la ex presidenta puede llegar incluso al 50%. Entusiasmados, recuerdan que en 2015 los comicios internos entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez alcanzaron el 40,4%.

En el equipo de campaña ya trabajan en distintos mensajes electorales que los ayuden a engrosar las PASO en el peronismo. Aunque no confrontarán públicamente con Cristina Kirchner y dirán que su contrincante es el presidente Mauricio Macri, necesitan que el electorado entienda que son un freno a la ex presidenta. En busca de los votos anti-K, buscarán quitarle ese triunfo a Sergio Massa, que en 2013 ganó con un discurso en contra de la re-reelección de Kirchner. Aún no encontraron la manera de que el electorado lo entienda, ya que, a diferencia del diputado del Frente Renovador, no podrán decirlo tajantemente porque también necesitan los votos kirchneristas para ganar.

Mientras terminan de delinear esta estrategia, comenzaron a hablarles a los votantes peronistas: “Para ganarle a Macri, Randazzo 2017” está escrito en los últimos afiches que sacaron a la calle. “Así como pasó con Aníbal Fernández, una victoria de Cristina en las PASO llevará a una derrota del peronismo en la elección general a manos de Cambiemos. Si el votante en 2015 hubiera visto que el triunfo de Aníbal significaría una derrota en octubre, habría votado por Julián Domínguez. En esta elección debemos llegar al electorado antes de que emita su voto. Si gana la ex presidenta las PASO perdemos los peronistas en octubre”, detallan en el búnker.

Ningún dirigente que trabaja ya en la pelea interna quiere hablar por estas horas de una lista de unidad, y se concentran en los mensajes de campaña. “Ahora Amado Boudou y Luis D’Elía piden la unidad del peronismo. Que estos personajes pidan la unidad es la confirmación de que no hay unidad posible”, insisten en el equipo de Randazzo sobre un posible acuerdo antes del 24 de junio, día en el que vence el plazo para la presentación de las listas.