POLITICA TENSION Y PELEA DE PODER

Ratifican la prisión de Milagro Sala a pesar de la jornada de protestas

La Cámara de Salta rechazó el pedido de la defensa de la dirigente. Seguirá detenida en una cárcel de Jujuy. Hubo marchas y cortes en varios puntos del país.

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

Enviado especial a Jujuy

La Cámara Federal de Salta rechazó ayer un pedido de hábeas corpus interpuesto por la defensa de la líder del movimiento Tupac Amaru, Milagro Sala. Así, confirmó que la dirigente seguirá detenida bajo la acusación de “instigación a cometer ilícitos y tumultos”. Su arresto alcanza hoy la semana. Desde el miércoles, cuando fue trasladada de la comisaría donde se encontraba, Sala está alojada en el Penal de Mujeres de Alto Comedero, en Jujuy.
Junto a otras organizaciones sociales, Sala impulsó una protesta contra el nuevo gobernador de esa provincia, el radical Gerardo Morales, quien busca bancarizar los subsidios estatales para terminar con la intermediación de organizaciones como la Tupac Amaru, a las que se acusa de hacer un uso discrecional y político con los millonarios recursos que transfiere el Estado. La Tupac Amaru lleva ya más de un mes de acampe en la Plaza Belgrano de San Salvador de Jujuy, a pesar de que existe desde la semana pasada una orden judicial de desalojarlo.

El fallo que confirmó la detención de Sala fue firmado por los camaristas Guillermo Elías y Ernesto Sola. Los magistrados expresaron en un escueto texto que “con su integración de feria, (la Cámara) suscribió en su totalidad los argumentos del juez de primera instancia Gastón Mercau, quien desestimó el planteo de los abogados de Sala”, que consideran que se trata de una “detención ilegal”.
Ayer, organizaciones sociales y políticas cortaron rutas y calles para pedir la liberación de Sala. Su esposo la visitó en la cárcel. Ella le dijo que está bien y se informó sobre la jornada de protesta. Además de la Tupac y de ATE, la jornada fue acompañada por organizaciones de izquierda, como el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS). Consideran que Sala es una presa política y temen que una medida similar se les aplique en el futuro. “Más allá de las diferencias que podamos tener con Milagro Sala, pedimos su libertad”, dijo Christian Castillo, dirigente del PTS.
El epicentro de las protestas fue la provincia de Jujuy. Hubo al menos cinco cortes. Pero también llegaron a Buenos Aires. El Puente Pueyrredón fue interrumpido, y cortaron las avenidas Corrientes y Callao, y la Ruta 3 en La Matanza. ATE anunció que el lunes habrá una jornada de paro, por 24 horas, en Jujuy.

 

Fellner busca despegarse y se llama a silencio

La relación entre el gobernador Eduardo Fellner y Milagro Sala fue siempre sinuosa. La líder de la Tupac Amaru pasó de encabezar marchas en su contra a manejarle la campaña electoral en el territorio. Un matrimonio por conveniencia que terminó mal. Hoy, el presidente del Partido Justicialista (PJ) opta por el silencio. Es una señal de que está de acuerdo con la presión que su sucesor, Gerardo Morales, ejerce sobre ella.
Puertas adentro, Fellner acusa a Sala de ser la principal responsable de la derrota en la campaña que lo llevó a él como candidato a gobernador y a ella como candidata a diputada por el Parlasur en la misma boleta. Pero durante años fue beneficiario de las políticas sociales que aplicó Sala y que en otras ocasiones le sirvieron para ganar elecciones.
Cuando tenía problemas con Sala, Fellner pedía la intervención de la Casa Rosada. “La jefa de Milagro estuvo siempre en Buenos Aires y la plata se la mandaban desde allá”, recordó Fellner hace poco ante colaboradores. Las denuncias que motoriza la administración Morales indican que Abregú pagó a Sala por obras que no se hicieron. Incluso habrían descubierto la falsificación de decretos para justificar obras que nunca existieron.
Pero las acusaciones no alcanzan al ex gobernador Fellner. Y su sucesor se cuida mucho de nombrarlo como responsable de este entramado de corrupción. Cerca de Morales aseguran que caerán varios “ex ministros”, pero sugieren que el ex gobernador no será salpicado por los supuestos delitos cometidos.



Mariano Confalonieri