POLITICA PROBLEMAS PARA EL JEFE DE LOS ESPIAS

Reabren la causa contra Arribas por la confesión del arrepentido

El cambista dijo que le giró US$ 850 mil por coimas. Odebrecht busca garantías para que declaren sus empleado.

Apuntado. Además de los problemas judiciales, Arribas será interrogado el miércoles en el Congreso.
Apuntado. Además de los problemas judiciales, Arribas será interrogado el miércoles en el Congreso. Foto:Cedoc Perfil
La Justicia decidió ayer revivir la causa contra el jefe de los espías Gustavo Arribas, involucrado por una confesión de coimas en el escándalo del Lava Jato. En una votación dividida, la Cámara Federal frenó el sobreseimiento que beneficiaba al titular de la AFI. Y la comisión bicameral que controla los organismos de inteligencia decidió citarlo para el próximo miércoles. Fue un día después de que un arrepentido brasileño confirmara ante dos fiscales argentinos que el amigo del presidente Mauricio Macri recibió “propinas” por parte de operadores financieros que trabajaban para Odebrecht.

El jueves, el cambista brasileño Leonardo Meirelles aseguró por videoconferencia que le pagó a Arribas unos 850 mil dólares en “diez giros o más” y se comprometió a aportar las pruebas ya en poder de la Justicia brasileña. Su ex jefe, Alberto Youssef, uno de los principales delatores en Brasil, condicionó su aporte para que la Justicia argentina le ofrezca más garantías frente a las eventuales consecuencias de sus declaraciones. Pero no cerró la puerta a  contar lo que sabe.

Mientras tanto, la multinacional se presentó esta semana en los tribunales federales: pidió formalmente que le apliquen la “ley del arrepentido” a los empleados de la firma que podrían verse involucrados. La oferta incluía “revelar la identidad o el paradero de autores, coautores, instigadores o partícipes” de los actos de corrupción, como así también revelar a dónde fueron a parar las “ganancias del delito”.

Odebrecht pretende hacer aquí lo que hizo en otros países: colaborar, pagar una multa y seguir funcionando. Pero el planteo tomó por sorpresa a los investigadores locales porque no existe en el país un mecanismo para garantizar institucionalmente acuerdos de inmunidad, indicaron a PERFIL fuentes judiciales. Fue por eso que el fiscal Federico Delgado le pidió instrucciones a la Procuradora General Alejandra Gils Carbó para saber “cómo responder a la petición” de Odebrecht porque “es preciso coordinar la voluntad del Ministerio Publico Fiscal en todos los expedientes” abiertos.  
 
El caso. En enero, el diario La Nación reveló que en 2013 Arribas recibió unos 600 mil dólares, en seis transferencias bancarias, en coincidencia con el relanzamiento del plan del soterramiento del tren Sarmiento.

La diputada Elisa Carrió lo denunció y Arribas, desde Brasil, desmentió la versión. Sólo reconoció un giro por US$ 70.475 por la venta de bienes muebles.
A pedido de la defensa, el juez Rodolfo Canicoba Corral había firmado su sobreseimiento. A su criterio, extender la investigación que pedía Delgado implicaba salir en una “excursión de pesca”.

El fiscal apeló pero su superior, Germán Moldes, desistió del recurso la semana pasada.

Ayer, en un fallo dividido, la Sala I de la Cámara Federal decidió hacer lugar a la solicitud y ahora la Cámara Federal de Casación Penal revisará si corresponde seguir investigando a Arribas. Fuentes judiciales dijeron a PERFIL que ese escenario es “muy probable” tras las revelaciones del operador Meirelles. “Acá se investigan seis transferencias bancarias, pero desde el momento que hablaron de más giros y más dinero, es difícil cerrarla”, razonaron en Comodoro Py.

Por lo pronto, las revelaciones de Meirelles ya están bajo la lupa de varios jueces. Su interrogatorio fue desgrabado por el juez Sebastián Casanello, pero no encontró elementos útiles para su causa por sobreprecios en la construcción de una planta de AYSA  en Tigre.

Meirelles sólo recordó a Arribas y dijo que le “sonaba” la firma Iecsa, que manejó Angelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri. No recordó a ningún funcionario kirchnerista.
El defensor de Arribas, Alejandro Pérez Chada, dijo que Meirelles miente. “Asegura haber hecho más de cuatro mil pagos y recuerda el nombre de Arribas porque le llamó la atención en su momento. Es muy llamativo”, disparó el defensor.