POLITICA

Rechazan la movida de Boudou contra un juez del caso Ciccone

El vicepresidente había pedido apartar a un magistrado de la causa.

Foto:Cedoc

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó hoy un pedido de la defensa del vicepresidente Amado Boudou para que un juez de ese tribunal sea apartado de la causa Ciccone, en la que hay una solicitud de sobreseimiento presentada por el funcionario.

El abogado de Boudou, Diego Pirota, y el fiscal de Casación Javier De Luca habían pedido hoy por la mañana el apartamiento del juez Juan Carlos Gemignani, por presunto prejuzgamiento y temor de parcialidad de parte del magistrado.

Pero horas más tarde los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Eduardo Riggi rechazaron la recusación al considerar que "no se ha logrado demostrar suficientemente la sospecha de parcialidad" y que "no se verifican puntos de sustento objetivo que conduzcan a la parte a albergar dudas acerca de la incolumidad de la garantía a ser juzgado por un juez o tribunal imparcial", según informó DyN

La defensa de Boudou y De Luca señalaron el temor de parcialidad por parte de Gemignani, ya que el año pasado vinculó en un fallo a Boudou con las amenazas que denunció Laura Muñoz de parte de su exmarido, Alejandro Vandenbroele, a quien sindicó como el testaferro del vicepresidente.

Gemignani sostuvo en el fallo que las amenazas eran "atribuidas además a un grupo que, en consideración al cargo público ostentado por uno de sus integrantes, podía razonablemente asignársele una capacidad operativa de significativa trascendencia", en clara referencia a Boudou.

Las partes sostuvieron que los dichos de Gemignani no se vinculaban con lo que se debía resolver -la validez de pruebas, entre ellas el testimonio de Muñoz- por lo que consideraron que el juez incurrió en parcialidad.

Hubo "una ponderación global del voto del doctor Gemignani que el sentido de su ponencia fue poner de relieve la motivación que orientó a la testigo Laura Muñoz a declarar en la causa, según la percepción subjetiva de la nombrada", sostuvieron los camaristas.

Agregaron que los dichos de Gemignani eran "simplemente la opinión -expresada en el ámbito del proceso, y también públicamente- de una persona que procuraba resguardo de su integridad física" (en referencia a Muñoz), pero reconocieron que "la redacción y los giros idiomáticos utilizados dan lugar a interpretaciones equívocas del sentido del voto".

Así, Gemignani fue confirmado para que junto a Hornos y Borinsky, los jueces de la Sala IV de Casación, resuelvan la excepción por falta de acción que la defensa de Boudou presentó para obtener su sobreseimiento, al considerar que en la causa no hay pruebas en su contra a pesar de que a principio de mes el fiscal de primera instancia Jorge Di Lello pidió su indagatoria.

El pedido de Boudou contó con un dictamen de De Luca en el que solicitó que se especifique la acusación contra el vicepresidente, ya que la actual no estaría comprendida en los delitos de lavado de dinero y negociaciones incompatibles con la función pública.

El vicepresidente contó hoy con el apoyo político de Juliana Di Tullio, jefa del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, quien dijo creer "absolutamente en la inocencia" de Boudou.

"Yo creo absolutamente en la inocencia del vicepresidente de la República", dijo Di Tullio en diálogo con la radio Rock and Pop, y agregó que "las instituciones funcionan perfectamente" y que "la Justicia está haciendo su trabajo", a pesar de que "hubo un juicio previo a Boudou" que no fue en tribunales.



Redacción de Perfil.com