POLITICA CAMARA DE CASACION PENAL

Recrudece la pelea entre la Justicia y el Gobierno por el ingreso de un camarista

En el máximo tribunal penal se oponen a que Mahiques, ex ministro de Vidal, ocupe una vacante sin concurso. Macri redobla la apuesta y el conflicto puede terminar en la Corte.

Mahiques. Argumentan que no cumple con los requisitos.
Mahiques. Argumentan que no cumple con los requisitos. Foto:Cedoc Perfil
El presidente Mauricio Macri tiene previsto firmar el decreto que aprueba la incorporación del jurista Carlos Mahiques a la Cámara Federal de Casación Penal entre el lunes y el martes. Sin embargo, los camaristas abrieron un frente de conflicto que puede terminar en la Corte Suprema, ya que se opusieron por escrito a la decisión. Según advirtieron algunos de ellos a PERFIL, si Macri rubrica el traslado de Mahiques para cubrir la vacante que dejó Pedro David, ellos se negarán a tomarle juramento. Si eso ocurre, el máximo tribunal del país deberá tomar cartas en el asunto.

La disputa entre el oficialismo y los jueces de la Casación lleva dos semanas. El Consejo de la Magistratura, organismo que tiene autoridad para resolver la cuestión, aprobó el jueves por mayoría el traslado del jurista de la Casación ordinaria de la Ciudad a la Federal, y le recomendó al Presidente que firme el decreto.

Pero ayer, en un plenario que se hizo en el edificio de Comodoro Py, cuatro de seis jueces presentes de Casación Penal sacaron una resolución explicando que no se cumplen los requisitos para que se consume el pase del candidato del Gobierno. Y recordaron que es la Corte Suprema la que deberá decidir si se le toma juramento o no.
El oficialismo, por supuesto, quiere evitar que esto llegue a la Corte, porque quedaría en una posición de desventaja si intenta nombrar a un juez y no consigue consenso. Aunque hay algunos aspectos legales en discusión, la pelea de fondo es política. En el plenario de la Casación, quien presentó las quejas en contra del traslado de Mahiques fue el juez Mariano Borinsky, que no precisamente es kirchnerista, sino más bien un aliado de Cambiemos.

Para la Casa Rosada, los camaristas están presionando para evitar que el Presidente firme el decreto. Pero creen que si finalmente Macri avanza, no habrá oposición. “Es una jugada mediática”, dijeron desde el Poder Ejecutivo.

Uno de los camaristas le recordó a este diario que existe un antecedente de un traslado que terminó en la Corte. Ocurrió durante el menemismo, cuando el entonces jefe de Estado trató de convertir en juez de la Cámara Civil y Comercial a un magistrado del fuero laboral. La Corte se opuso al pedido de la Casa Rosada.
Mahiques es destacado por su currículum incluso por los que se resisten a su desembarco. Fue ministro de Justicia de María Eugenia Vidal hasta el año pasado, y volvió a la Casación ordinaria luego de que se le terminara la licencia.
El futuro del jurista depende de quien gane la batalla política. La declaración de inconstitucionalidad del traslado de otro juez, Juan Manuel Culotta, no ayuda a los intereses del Gobierno.


Razones en pugna
La discusión técnica alrededor del traslado de Carlos Mahiques a la Cámara de Casación Penal gira en torno a la violación del reglamento para pases que existe en el Poder Judicial. Mahiques es actualmente juez de la Cámara de Casación de la Ciudad, un fuero ordinario, y pidió su pase al federal.
El fuero que integra resuelve delitos ordinarios; el que pretende integrar, delitos federales como corrupción y narcotráfico. Sin embargo, el consejero Luis Cabral dijo a PERFIL que el traslado que aprobó la Magistratura “cumple con todos los requisitos legales”.

Para los camaristas que resisten el intento del Gobierno, el asunto es diferente. Sostienen que hay otras cuestiones en juego. Una de ellas es que Mahiques se anotó dos veces para concursar por un cargo en la Casación Penal Federal pero nunca se presentó a rendir el examen. Mantienen también la postura de que con concursos abiertos primero deberían resolverse esas vacantes y no tratar de enviar a un juez del fuero ordinario. Y agregan que el caso de Juan Manuel Culotta motivó una causa penal que tramita ante el juzgado federal de Ariel Lijo contra los consejeros de la Magistratura por abuso de poder.