POLITICA

#Reversibles: Más de la mitad de los gobernadores K no renuevan mandato

La Constitución prohíbe un nuevo período en varias provincias amigas del oficialismo. Quiénes se van en 2015.

Foto:Cedoc

"Algún día íbamos a tener que dejar el cargo". Ese pensamiento debe cruzarse por la cabeza de varios gobernadores K que durante esta década administraron la mayoría de las provincias argentinas y no podrán renovar su mandato el año próximo.

Es que 2015 no solo será el fin de la gestión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sino que también más de la mitad de los mandatarios provinciales deberán dejar el cargo, porque así lo establecen las constituciones locales.

El kirchnerismo tiene en su poder 15 gobernaciones. Del total, sólo seis mandatarios podrán postularse a un nuevo período: Juan Manuel Urtubey (Salta), Martín Buzzi (Chubut), Lucía Corpacci (Catamarca, negocia con Sergio Massa), Eduardo Fellner (Jujuy), Gildo Insfrán (Formosa) y Daniel Peralta (Santa Cruz).

Otros nueve gobernadores aliados de la Casa Rosada no pueden ser reelectos por limitación constitucional: el bonaerense Daniel Scioli (quien de todas formas planea competir en las presidenciales), Sergio Urribarri (Entre Ríos), Francisco Pérez (Mendoza), Maurice Closs (Misiones), José Alperovich (Tucumán), Jorge Capitanich (Chaco), José Luis Gioja (San Juan), Oscar Jorge (La Pampa) y Luis Beder Herrera (La Rioja).

Al PJ le quedan tres provincias más: Córdoba (José Manuel De la Sota), San Luis (Claudio Poggi) y Río Negro (Alberto Weretilnek). Los tres con posibilidad de reelección y eventuales aliados del massismo.

"Los nombres son secundarios", consideró el analista político Julio Bárbaro y pronosticó que no habrá cambios radicales en las provincias señaladas. "Hay una novela que es creer que los gobernadores son otra cosa que oficialistas, son oficialistas del poder. No son kirchneristas. Estaban con (Carlos) Menem, ahora con (Cristina) Kirchner y mañana con (Sergio) Massa, (Daniel) Scioli o UNEN", explicó a Perfil.com.

Según su pensamiento, "es ridículo pensar que el nombre propio es importante, sobre todo en las provincias marginales". En ese sentido, destacó que el kirchnerismo "salió segundo en Buenos Aires, pero tercero en Santa Fe, cuarto en Córdoba y Capital Federal, donde hay gobierno y oposición".

Delfines. Imposibilitados por sus propias Constituciones, varios comienzan a pensar en ubicar algún sucesor, aunque no todos lo tengan. Es el caso de Scioli: Ante la incógnita que representa Martín Insaurralde, cada vez más cercano a Sergio Massa, el gobernador no tiene un candidato claro. Lo mismo sucede en Mendoza, donde el PJ tiene ocho candidatos, o en Tucumán, donde aún no está confirmado que Juan Manzur (ministro de Salud) sea el candidato de Alperovich.

"Nunca los gobernadores pudieron elegir sucesión, cada vez que lo hicieron eligieron un traidor", sentenció Bárbaro y puso como ejemplo a Entre Ríos: "(Jorge) Busti eligió a Urribarri y muy bien no le fue". 

(*) De la redacción de Perfil.com.



Ramón Indart