POLITICA CÓDIGOS DE STIUSO

Roban datos del sistema que controla los sorteos de las causas judiciales

Desaparecieron de una oficina del Consejo de la Magistratura. El mecanismo de asignación de jueces ya estaba siendo investigado.

Faltantes. El informe detalla el robo de un código de encriptación y del código fuente del sistema informático.
Faltantes. El informe detalla el robo de un código de encriptación y del código fuente del sistema informático. Foto:Cedoc Perfil

Una denuncia de robo en el interior del Consejo de la Magistratura exacerbó los enfrentamientos internos que sacuden al organismo encargado de nombrar y remover jueces.

El lunes pasado, el subdirector del área de Seguridad Informática del organismo denunció a su superior ante la Justicia Federal. El funcionario asegura que desapareció documentación sobre el controvertido sistema informático (llamado Lex 100) que define los sorteos de las causas judiciales. El sistema ya estaba siendo investigado en la Justicia por las sospechas de manipulación.

Específicamente, el funcionario advirtió que desapareció documentación y también un CD con el código fuente del sistema. Asimismo, resaltó la falta de un pen drive con parte del código con el que se encriptó la denuncia del ex director de Operaciones de la SIDE Antonio “Jaime” Stiuso ante la jueza Fabiana Palmaghini. El código impide que cualquiera pueda acceder a la declaración.

La denuncia presentada por Luis David Conte contra su superior Sebastián Gómez del Junco recayó en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral. Es escueta. Pero PERFIL accedió a un informe interno en el que Conte resaltó “la implicancia que el faltante de toda la documentación descripta podría traer aparejada en el futuro”, y donde se detallan los faltantes.
Según pudo saber este diario, horas después de haber hecho la denuncia, Conte se presentó en el juzgado para retirarla. Un movimiento contradictorio que despertó sospechas de presiones, según sostuvieron fuentes consultadas. En el juzgado le explicaron que no podía hacerlo y que se lo convocaría para ratificarla (este martes).

En su informe, Conte explicó que el lunes 2, al volver a su oficina tras sus vacaciones, descubrió que lo habían mudado y que sus pertenencias estaban en un nuevo despacho, sin llaves. Allí describió la serie de faltantes, entre los que detalló: “Análisis y apuntes sobre el sistema Lex 100, trabajo del cual se analiza y verifican posibles correcciones respecto de la operatoria de dicho sistema; un CD con el código fuente del mismo, y carpetas con dicha documentación sobre el escritorio”.

El Lex 100 es investigado por el juez Ariel Lijo, ante la presunción de haber costado varias veces más de lo que en realidad valía. En tanto, desde 2016 la jueza María Servini investiga la posible manipulación de los sorteos: a medida que avanza el expediente, va arrojando alarmantes datos sobre su funcionamiento. Por su parte, Claudio Bonadio investiga lo que sucedió el día que se sorteó la causa por la muerte de Nisman en el fuero federal. En ese momento el sistema se “colgó” y así estuvo más de tres horas, tras las cuales debió volver a sortearse. Y en lugar de ser asignado Sebastián Casanello, como había pasado inicialmente, terminó en manos de Julián Ercolini.

En su informe, Conte también agregó que “dentro de la caja fuerte” estaba el pen drive con parte de una clave cifrada para abrir la declaración de Stiuso. PERFIL se comunicó tanto con Conte como con Del Junco, y ambos coincidieron en no hacer declaraciones. Jorge Nasisi, subadministrador del Consejo, pidió dejar actuar a la Justicia y que “la denuncia siga su trámite”. Sobre el pen drive, Nasisi aclaró que es una “media llave”, ya que la otra parte de la encriptación está en manos de la Justicia, y explicó también que existe una copia en la caja de seguridad de un banco. La declaración de Stiuso se encriptó porque reveló información de inteligencia.

El año había terminado para el Consejo con un intento del oficialismo de separar a Juan Cubría como su administrador. Cubría es hijo de la jueza que investiga el sistema de sorteos. El macrismo no logró hasta ahora echar a Cubría. El robo mostró que 2017 comenzó igual de turbulento.