POLITICA EN EL EDIFICIO CONDOR

Roban la oficina del jefe de la Fuerza Aérea

PERFIL COMPLETO

Un extraño robo en el Edificio Cóndor preocupa al jefe de la Fuerza Aérea, brigadier general Normando Constantino. El hecho ocurrió en su despacho del quinto piso, entre la noche del 9 y la madrugada del 10 de este mes.

Desde que surgió la novedad, la seguridad de la sede de esa fuerza fue redoblada y durante días se controló cada uno de los bolsos y portafolios de los que salen del edificio. La preocupación de Constantino no es para menos, uno de los elementos que habrían desaparecido fue su computadora y el disco rígido de otra computadora que almacenaba las filmaciones de la Unidad Jefe de Estado Mayor General de la Fuerza Aérea.

“También intentaron violar una caja fuerte”, reconoció a PERFIL una fuente del octavo piso del Edificio Cóndor. La cúpula de la fuerza mantiene el hecho en el más absoluto de los secretos, no se realizó ninguna denuncia en la Justicia pero sí se inició una investigación interna.

Las dos alarmas que hay en el quinto piso habrían fallado y el misterio rodea el hecho. Por el momento, habría un soldado voluntario de nombre Pablo que estaría en la mira, al igual que un capitán que estaba a cargo de la guardia.

El piso donde se encuentran las oficinas de Constantino no tienen ninguna consigna de guardia. Y las cámaras no funcionarían.

En los otros pisos tampoco hay una guardia fija. La única excepción es en el octavo,  donde se encuentra la Dirección General de Inteligencia de la fuerza, donde hay un soldado de guardia detrás de un mostrador que está en el centro de un pasillo, y las tres salas que hay tienen las puertas con clave. El principal puesto de guardia se encuentra en la planta baja del edificio, desde allí se controla todo. Quienes estaban ese día de servicio ya habrían informado que “no” observaron movimientos extraños.

Cuando sucedió el supuesto robo, Constantino “se encontraba en Brasil”, señaló un oficial que confirmó el hecho tras una consulta de PERFIL. Una semana antes, uno de los automóviles en los que se traslada el jefe de la fuerza había sido rayado.

Los consultados coincidieron en decir que el robo, de haber existido, sería producto de otra interna castrense. Algo similar ocurrió hace algunos años en las oficinas del jefe del Ejército, teniente general Luis Pozzi, donde se encontró su bastón de mando roto.



Fernando Oz