POLITICA

Robo a Massa | Detectan llamadas del Gobierno al celular del prefecto

Las pericias demostraron que quince minutos antes de que robaran en la casa, el agente Gorgonio recibió dos llamados desde el Ministerio de Seguridad de la Nación.

Foto:Cedoc

El 20 de julio por la tarde, el Samsung Galaxy S3 de Alcides Díaz Gorgonio sonó dos veces en quince minutos. En la pantalla iluminada, el oficial de Prefectura –acusado por el robo en la casa de Sergio Massa– vio el número telefónico del Ministerio de Seguridad de la Nación y atendió. Dos horas después, Gorgonio ingresaba al barrio cerrado Isla del Sol, en donde vive el candidato del Frente Renovador.
Esto surge de las pericias tecnológicas que se realizaron sobre el teléfono secuestrado en el mismo allanamiento en el que Gorgonio fue detenido. En este celular, que en la compañía figura a su nombre, también se encontraron llamadas y mensajes de WhatsApp borrados intencionalmente que los peritos pudieron recuperar y preparan los resultados del análisis para la próxima semana.

El robo, que hizo público el periodista Horacio Verbitsky una semana antes de los comicios internos del 11 de agosto, generó un fuerte cruce de acusaciones entre Massa y su mujer, Malena Galmarini, y el gobierno nacional. En aquel entonces, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, buscó vincular al propio Massa con el prefecto (relación que en la causa quedó descartada) y dio a entender que Gorgonio en el momento del robo estaba de licencia en su cargo, lo que hace parecer aún más extraño los dos llamados que recibió de esa dependencia horas antes de cometer el delito.

De acuerdo a la causa judicial a la que accedió PERFIL, el fiscal a cargo, Mariano Magaz, envió dos oficios al Ministerio de Seguridad solicitando el legajo de Gorgonio y así conocer su situación laboral, pero aún no fueron respondidos.

La investigación judicial también llevó a interceptar un teléfono asignado a Prefectura de personal de Tigre, desde el que se realizó un sospechoso llamado a un testigo de la causa. Según relató uno de los agentes de seguridad que estuvo en Isla del Sol el día que ingresó Gorgonio, por la madrugada antes de declarar, recibió dos llamados a su casa en el que una voz desconocida le preguntó si asistiría a prestar declaración. Horas después, los peritos determinaron que el celular desde el que se llamó al testigo está asignado a un agente de Prefectura. Desde este teléfono, ese mismo día, también hay una llamada a otro prefecto sospechoso por el robo que cumplía funciones en el barrio cerrado el día del robo.

Gorgonio está acusado y detenido por el delito de robo doblemente agravado. Nunca declaró y, aunque su defensor pidió atenuar la pena que contempla de entre cuatro a 13 años de prisión, la Cámara confirmó la prisión preventiva y el robo doblemente agravado por ser un integrante en actividad de una fuerza de seguridad.

Prefectura pidió presentarse como particular damnificado, solicitud que el juez Rossignoli, rechazó. Sin embargo, el juez autorizó que Prefectura acceda a una copia del expediente, solicitada para analizar si le inicia un sumario interno a Gorgonio.



Rosario Ayerdi