POLITICA CRISIS EN LA SOCIEDAD SZPOLSKI-GARFUNKEL

Rumores de venta y denuncias cruzadas enturbian el futuro del grupo Veintitrés

Hay cada vez más versiones de que Szpolski tiene intenciones de desprenderse de algunos  de los medios. En la empresa lo desmienten. Los trabajadores denuncian vaciamiento.

Foto:Cedoc

El futuro del grupo de medios Veintitrés entró en las últimas semanas en una nebulosa. En el medio de una batalla entre sus dueños, Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, las versiones de una posible venta van en aumento, a pesar de que desde el grupo empresarial lo desmienten.

En el medio, los trabajadores del grupo (que nuclea al diario Tiempo Argentino, el canal CN23, las radios Rock&Pop, Vorterix, América y Splendid, entre otros medios) insisten en sus reclamos para que se les pague el aguinaldo que todavía les deben y piden evitar lo que denuncian como un “vaciamiento”.

Allegados a los empresarios del grupo aseguraron a PERFIL que no tienen intenciones de vender. Sin embargo, diversas fuentes empresariales y políticas hacen eco de comentarios en ese sentido.

Incluso aparecieron versiones de que Daniel Hadad podría comprar el canal de noticias y Daniel Vila, el diario. Sin embargo, ambos los desmintieron. Hadad aseguró que está abocado sólo al desarrollo de Infobae e Infobae América, para lo que buscaría aliarse a medios de afuera.

Vila, en tanto, no está interesado en comprar Tiempo Argentino, ya que considera que ya tiene un perfil “muy kirchnerista” difícil de modificar (en cambio está negociando entrar como socio de Franciso de Narváez en el diario El Cronista). Sin embargo, sí se mostró interesado en comprar alguna de las radios, si es que efectivamente están en venta.

A pesar de todos los rumores, desde el grupo Veintitrés aseguran que “están trabajando para seguir” y que “la prioridad es mantener todas las publicaciones”. En el último tiempo, la empresa comenzó una etapa de reestructuración en el área del diario y las revistas, con el cierre de algunos productos. Ese proceso seguirá en el transcurso de este año y puede incluir la venta de alguna de las “unidades gráficas” del grupo y también la apertura de un proceso de retiros voluntarios con la clara intención de achicar el plantel de trabajadores.

Esta situación es vista con sorpresa dentro de la empresa, ya que el grupo fue uno de los principales beneficiarios por la distribución de pauta publicitaria del gobierno kirchnerista. Sólo entre julio de 2009 y junio de 2015, recibió más de $ 800 millones de pauta oficial. En el grupo minimizan ese ingreso, al decir que no superaba el 25% de los ingresos del multimedios. Eso no imposibilitó, sin embargo,  que surgieran los problemas financieros que hoy parecerían aquejar al grupo.

En esa contradicción se sustenta el reclamo de los trabajadores, quienes creen que Szpolski está generando esta situación a la espera de eventuales ventas y buscando reducir los valores en las negociaciones de los retiros voluntarios.

El escenario se termina de embarrar a raíz de la pelea entre los socios. Garfunkel salió vía redes sociales a criticar a Szpolski y a responsabilizarlo a él y a Mario Pergolini por la situación de Vorterix (donde el periodista también es socio). Y también denunció que le hackearon su mail.



Gabriel Ziblat