POLITICA

Sala vs Morales, historia de una disputa personal por el poder en Jujuy

La líder de la agrupación Tupac Amaru fue detenida este mediodía. Acusan al Gobernador de perseguirla. Su organización perdió subsidios y beneficios sociales.

Foto:Dyn

Un nuevo conflicto profundiza la relación entre Gerardo Morales vs. Milagros Sala. La líder de la agrupación Tupac Amaru fue detenida por la Policía jujeña y permanece detenida, luego de que su movimiento mantuviera un acampe de 32 días en la Plaza Belgrano, en contra de la administración del flamante gobierno provincial. 

La disputa entre Morales y Sala comenzó en 2009, cuando el ahora gobernador de Jujuy era presidente de la Unión Cívica Radical y senador nacional, y fue agredido por militantes la agrupación social. "Destrozaron el Consejo de Ciencias Económicas y nos tiraron desde huevos y abrochadoras, hasta sillones”, acusaba el damnificado.

Morales denunció públicamente a Sala: “Los agresores responden a Milagro Sala, una dirigente de la CTA en la provincia, que responde al kirchnerismo.  Su organización recibe una fuerte financiación del Gobierno Nacional”. “Es más, cada vez que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner visita la provincia se reúne con Sala", advirtió.

"No se bancan que una negra y colla haga lo que hacemos", contestaba la dirigente en una entrevista exclusiva a PERFIL, luego de las agresiones hacia el Senador. “No quiero que me difamen más. Si yo aspiro a un cargo electoral, los políticos me van a golpear sin piedad, como lo están haciendo hoy, y van a terminar destrozando el movimiento, y eso es lo último que quiero”, expresaba Sala.

Tras intensos años de puja y nuevos encuentros de tensión, Milagro Sala sería elegida diputada provincial en 2013, para representar a los cientos de miles de asociados a su agrupación. Pocos meses después, intentaría “ponerle un bozal” a Morales, cuando presentó un recurso de amparo ante la justicia de Jujuy para evitar que tanto él como cualquier otro integrante de la Unión Cívica Radical pudiera mencionarla públicamente en los medios de comunicación.

Sin embargo, este recurso no callaría al titular de la UCR. En octubre, la acusó de ser parte de una “mafia”, comparándola con barrabravas.

En 2014 los conflictos irían subiendo de tono: Sala entraría al Consejo Deliberante de la UCR, quienes evaluaban la posibilidad de aumentar los taxis. El final del incidente llegó con con agresiones físicas y verbales, y con sillas que volaban por los aires del Consejo.

En 2015 siguieron los confrontamientos. Tras la muerte de un militante que repartía boletas previo a las PASO, Jorge Ariel Velázquez, Morales señaló a la militante K como la responsable de la agresión, acusación que fue desmentida por la Tupac.

Hacia fin de año, hace 32 días, la dirigente se movilizó en contra de la administración actual e instaló -junto con otras 99 organizaciones- un campamento frente al edificio público ubicado alrededor de la Plaza Belgrano. Anteayer, tras un últimatum del gobierno de perder los planes sociales que cobran los militantes del movimiento y su participación en las cooperativas de construcción de vivienda, quedaron en el acampe apenas 16 agrupaciones, el núcleo del poder de Sala.

Este jueves, el mandatario provincial ordenó por decreto reempadronar a las organizaciones de Milagro Sala, perdiendo todos los beneficios sociales. Hoy fue detenida por "instigación a cometer ilícitos y tumulto".



Redacción de Perfil.com