POLITICA TACTICA ELECTORAL

Sanz quiere unas PASO en la que compitan el PRO, Massa y la UCR

El candidato de UNEN trabaja para reunir  a toda la oposición en una interna en 2015. Binner, Cobos y Alfonsín, en contra.

Foto:Telam

Ernesto Sanz tiene decidido impulsar el armado de una alianza amplia que reúna en una misma primaria a UNEN con el PRO de Mauricio Macri y el Frente Renovador de Sergio Massa. De esa forma, intentaría mantener unido a todo el radicalismo, que en estas horas se debate entre irse con uno u otro, o quedarse en el frente que armaron junto a socialistas y aliados.

Esta decisión, que ya viene siendo impulsada por Gerardo Morales en reiteradas oportunidades, debería ser avalada primero tanto por Macri como por Massa. Los radicales confían en que el diputado se sumaría y tienen más dudas con el jefe de Gobierno porteño, pero aseguran que tarde o temprano tendrá que aceptar también.

La estrategia, no obstante, ya recibe el veto de Hermes Binner, principal socio en el Frente Amplio UNEN. El socialismo ya decidió, al igual que otros partidos del espacio, que no aceptarán ningún tipo de acuerdo electoral a nivel nacional con el macrismo o el massismo (ver aparte).

El problema para la conducción del radicalismo es que puertas adentro las posiciones están muy divididas respecto de cuál es la mejor opción. “Como no hay definiciones, las negociaciones abajo se están dando de hecho, algunos con el PRO, otros con el massismo”, reconocen dirigentes del partido centenario, que reclaman una postura clara. Desde candidatos a gobernadores hasta a concejales analizan cuál es la mejor opción para llegar al cargo. Y cada vez son menos los que confían en las posibilidades de UNEN.

La percepción generalizada dentro del mundo panradical es que Sanz está más enfocado en cerrar un acuerdo con Macri. “El dice que no, que está firme en UNEN y que será candidato a presidente, pero las señales son confusas”, reconoce un diputado radical, que impulsa su candidatura presidencial. El senador mendocino, mientras tanto, juega al misterio. En su provincia natal logró un acuerdo con el candidato a gobernador Alfredo Cornejo, para que la convención partidaria avalara el diálogo con otras fuerzas políticas. No se limitó al PRO, pero todos coinciden en que ese acercamiento es el que está en la mira de los dos. Pero cerrar un acuerdo nacional con el PRO quebraría a una parte del partido, liderada por Morales, que prefiere acordar con Massa. El otro punto de discordia es con Julio Cobos y el alfonsinismo, que insisten en mantener UNEN. De hecho, esta semana celebraron el lanzamiento de Martín Lousteau como candidato a jefe de Gobierno porteño como adversario del PRO.

Desde el cobismo, además, volvieron a exigir que Sanz renuncie como presidente del partido. El mendocino respondió que seguirá en su cargo por lo menos hasta la Convención del 14 de  marzo.



Gabriel Ziblat