POLITICA LA UCR Y EL MACRISMO

Sanz se fue de la mesa chica de decisiones del Gobierno

Comparte el malestar de otros radicales, que reclaman mayor participación. Piden manejar fondos sin pasar por los gobernadores.

Distancia. El radical dejó de participar de las reuniones grupales pero tiene diálogo con Macri.
Distancia. El radical dejó de participar de las reuniones grupales pero tiene diálogo con Macri. Foto:Cedoc Perfil
A pesar de que hubo acuerdo para lanzar la mesa nacional de Cambiemos (suspendido por los problemas de salud de Elisa Carrió), en el radicalismo hay un malestar creciente por los manejos políticos que tiene la administración macrista. O más bien, la falta de manejos políticos, según sostienen. Esa diferencia es una de las que explica que Ernesto Sanz no forme más parte de las reuniones de coordinación que mantiene todas las semanas Mauricio Macri en la Casa Rosada.

Según critican diferentes dirigentes de la UCR, el Gobierno no está bajando fondos para que los referentes de Cambiemos “hagan política” en sus territorios. “Está muy bien que se respete el federalismo como no se hizo antes, pero gobernadores como (Gildo) Insfrán o (Juan) Manzur está claro que te van a terminar jugando en contra”, explotan. Y argumentan que es necesario que los dirigentes locales (donde el radicalismo se hace más fuerte) también cuenten con recursos.

Como si fuera poco, en las filas del partido ya vienen detectando diversos casos donde organizaciones vinculadas al kirchnerismo siguen administrando recursos nacionales. En un pueblo del interior de Santa Fe, por ejemplo, encontraron a militantes de Kolina –el partido que creó Alicia Kirchner– repartiendo materiales del Ministerio de Desarrollo Social. En Tucumán, se enteraron de que un grupo de organizaciones, alineadas con el peronismo, definieron seguir trabajando para el proyecto político de José Alperovich, que mantiene una puja interna con el actual gobernador Manzur y coquetea con la idea de ser candidato en 2017. Eso lo harían, supuestamente, con los recursos que reciben periódicamente desde Nación.

En otros casos, la mira está puesta en organismos del Estado que todavía están siendo conducidos por militantes kirchneristas. No hablan de oficinas de peso, como las de la Anses o el PAMI, sino también en organismos menores. En San Rafael, Mendoza, por ejemplo, pusieron la mira en la Casa Educativa Terapéutica (CET) del Sedronar, donde quienes realizan las actividades son todos dirigentes K. Es justo la ciudad de donde es oriundo Sanz.

En el último mes, el mendocino dejó de participar de la mesa chica que asesora a Macri. Desde su entorno aseguran que se autoexcluyó, por las diferencias que estaba teniendo con la toma de decisiones. Primero, considera que muchas de las gestiones ya llegaban cocinadas y no le daban al partido la posibilidad de debatirlas. Segundo, que muchas cosas se deciden por lo que marcan las encuestas. Y tercero, que el modelo de gestión PRO deja de lado a la política más convencional.  Con el Presidente, igual, sigue hablando periódicamente.