POLITICA EN MEDIO DE LA CONFLICTIVIDAD SOCIAL

Ernesto Sanz y Elisa Carrió suman poder en Cambiemos

El radical volvió a sonar como rueda de auxilio en el gabinete, aunque prefiere ser ministro sin cartera. La diputada no definió dónde será candidata, pero logró bajar a Jorge Macri.

Sanz, Carrió y Macri. Relanzamiento de Cambiemos.
Sanz, Carrió y Macri. Relanzamiento de Cambiemos. Foto:DyN

Mientras el Gobierno sufre su momento de mayor tensión, con una conflictividad social que va ganando espacio en la calle y en los medios, hay dos referentes que vienen fortaleciendo sus posiciones internas. Se trata de Elisa Carrió y Ernesto Sanz, quienes en las últimas semanas sacaron a relucir el peso interno que tienen dentro de Cambiemos. Postura que reforzaron con apariciones públicas defendiendo al Gobierno ante la embestida opositora.

El radical consolidó su rol como ministro sin cartera. Sigue formando parte asiduamente de las reuniones de la mesa de coordinación del Ejecutivo. Y su nombre volvió a sonar fuerte como posible nuevo integrante del gabinete. Cada vez que lo consultan, él se encarga de desmentirlo y de repetir que no tiene intenciones de incorporarse con un cargo. “Soy más útil donde estoy, tengo una autonomía que no existe en otro lugar”, le dice a su entorno. E insiste con que cuando rechazó ser ministro fue porque decidió “tener otra vida”, y que por eso no quiere ser ni funcionario ni candidato (otro rumor que se escuchó este mes).

Sus propios amigos son los que dejan correr el rumor, aclarando que sólo podría asumir en puestos como Jefatura de Gabinete o Ministerio del Interior. “Los dos puestos están muy bien cubiertos”, se atajan. Mientras tanto, Sanz sigue “promoviendo radicales en el Gobierno” (los últimos fueron en puestos económicos), “aconsejando al Presidente” y “llevando al Gobierno la voz de afuera”.

Carrió, en tanto, sigue liderando las encuestas de intención de voto, tanto en Capital como en Provincia, lo que la convirtió en protagonista principal de las definiciones electorales. Por más que el misterio sobre dónde terminará jugando se resolverá después de las Pascuas (probablemente para mediados de abril), Lilita ya consiguió un objetivo: que Jorge Macri no sea el candidato de Cambiemos en Provincia. Nadie lo va a confirmar aún, pero luego de la cumbre que tuvo con Marcos Peña y Mario Quintana (acompañada por Fernandez Sánchez), Carrió quedó “muy contenta”. Y el tema Jorge Macri fue parte de la charla. Además, fuentes cercanas al intendente de Vicente López deslizaron que ya tomó la determinación de bajar su candidatura.

Más allá de quién termine liderando en la crucial boleta electoral bonaerense, Carrió pide que sea alguien que “junte a todas las legitimidades de Cambiemos”. “Macri tiene legitimidad, Vidal tiene legitimidad y Lilita también la tiene”, explican.

“Vemos un cambio de actitud de ellos con nosotros, y no sólo con Lilita”, cuentan los dirigentes de la Coalición Cívica-ARI. No es que antes no fueran escuchados, pero sienten que ahora hubo un cambio “gestual”. “Creo que se dieron cuenta de que cuando Carrió tiene que defender, defiende, y que cuando tiene que marcar los puntos, los marca”, consideró una persona de su entorno. “Y también vieron que resurgió como el Ave Fénix”, agregó, para resaltar el crecimiento en los sondeos de la diputada.

Tanto Carrió como Sanz están siguiendo de cerca la situación de conflictividad que se desató en marzo. Y los dos se plegaron al discurso polarizador de la Rosada. Ella habló de protestas “extorsivas”. El calificó el paro del 6 de abril de “irracional”. Sin embargo, se muestran optimistas de cara al futuro. Creen que la economía terminará repuntando y que eso le permitirá a Cambiemos llegar bien parado a las elecciones. Mientras tanto, ellos siguen ganando casilleros.