POLITICA SUEÑOS COMPARTIDOS

Schoklender le tiró la pelota a Hebe: “Va a tener que dar explicaciones”

Luego de ser procesado por defraudación a la administración pública, el exapoderado de Madres de Plaza de Mayo salió a defenderse.

Foto:Cedoc
Sergio Shoklender salió a despegarse de la causa "Sueños Compartidos", luego de que el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi lo procesara a él y a su hermano Pablo por presunta defraudación a la administración pública. Además, el exapoderado de Madres de Plaza de Mayo apuntó contra la titular de ese organismo, Hebe de Bonafini, alcanzada por la misma medida judicial.

"Efectivamente, hay un faltante de dinero, que corresponde a la deuda de cargas sociales de la fundación, que llegó a tener 206 millones de pesos", admitió el abogado y psicólogo que, sin embargo, apuntó contra la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo: "Afortunadamente, ahora Hebe está procesada y va a tener que dar explicaciones".

En diálogo con el canal TN, el empresario dijo que "esa ha sido mi línea de defensa desde el principio". "Espero que algún día haya juicio. Ahora esperemos al juicio oral", sostuvo, aunque consideró que no cree que "haya algún preso por esta causa".

Consultado sobre los elementos que usó el juez federal para imputarlo, Schoklender respondió: "Hay dos elementos primordiales. En principio, el retiro de dinero y el cobro de cheques de dinero en efectivo con cheques de la fundación. La fundación llegó a tener 5600 empleados en blanco. Se retiraba el dinero y se pagaban los sueldos. Y yo figuro como quien hacía los retiros en efectivo. Y era así porque no había otra forma. En principio, el juez no lo cree y esto sólo se va a declarar el día en que se presente la documentación".

"Hay una gran cantidad de cheques que se depositaron en distintas financieras de plaza. La fundación estaba siempre desfasada financieramente. Los pagos se retrasaban. ¿Qué hace una empresa constructora normal? Para la obra. En la fundación, la decisión era que se siguiera adelante", concluyó.

Los hermanos Schoklender y Bonafini fueron procesados junto al exsecretario de Obras Públicas, José López, y a su segundo, Abel Fatala, en un fallo de más de 500 páginas. El juez Martínez de Giorgi tomó la decisión después de que Auditoría General de la Nación detectara que más de 200 millones de pesos ($206.438.454,05) fueron desviados de su destino original.

El magistrado también dictó la falta de mérito en los procesamientos de los exgobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de Misiones, Maurice Closs; y el actual de Santa Fe, Miguel Lifschitz; y los exministros de Trabajo, Carlos Tomada, y de Planificación, Julio De Vido, entre otros. El juez entendió que no había mérito para procesarlos pero tampoco para sobreseerlos y dispuso nuevas medidas de prueba para seguir investigándolos.