POLITICA

Scioli aprovechó "el doble error" de Randazzo y se adelantó en la interna K

Encuestadores afirmaron que el gobernador “movió bien las fichas” tras la frase del ministro. “La aparición de Rabolini fue el golpe más fuerte”, lanzó Fornoni.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Nunca nadie hubiera imaginado que disertar en el foro oficialista Carta Abierta, sin presencia de periodistas críticos ni intelectuales opositores, le podría traer tantos dolores de cabeza al precadidato oficialista Florencio Randazzo.

Esta vez no fue una pregunta incómoda, una denuncia de corrupción o un “carpetazo” de su vida privada. Fue, exactamente, lo contrario: el ministro se contagió de la euforia ultra K y después de parodiar el estilo del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, lanzó una polémica frase: “Decidí candidatearme porque, sin la posibilidad de la reelección de Cristina, el proyecto se quedaba manco”.

La respuesta llegó a las 48 horas, con la presencia televisiva de la primera dama bonaerense, Karina Rabolini, que estuvo al borde de las lágrimas al considerar “horrible” su frase. “No te podes reír así de la desgracia de alguien”, lanzó. Para los encuestadores, si se tratara de una pelea de boxeo, “la aparición de Karina fue un knockout”.

Así lo consideró la directora de la consultora Management & Fit, Mariel Fornoni, que le atribuyó un rol preponderante a la modelo en la imagen del gobernador. “La potencia de la imagen de la mujer de Scioli terminó de consolidar el escenario adverso para el ministro”, sentenció.

Para la analista, Rabolini se mostró “atravesada por la tristeza y con su rostro desencajado, transmitiendo un mensaje humano, con palabras sencillas de una esposa angustiada que no comprende la discriminación a su marido”. Ante este panorama, explicó, “no hay estrategia comunicacional que pueda hacer frente a esa fortaleza”.

Puntualmente sobre la frase de Randazzo que desencadenó el enfrentamiento, Fornoni analizó que “más allá de si su intención fue burlarse o no, insertada en un discurso crítico, ha sido un paso en falso que implicará un alto costo político para el ministro de Transporte”.

“Randazzo cae en un error grave no sólo en el episodio en sí mismo, al cometer el acto fallido, sino también en su reacción, acompañando las risas del auditorio y fundamentalmente en su rectificación, al apuntar contra los medios de comunicación como responsables de una supuesta operación”, enfatizó.

El encuestador Raúl Aragón sostuvo que la frase de Randazzo no fue casual: “Nada es ingenuo en política, menos en el primer nivel del poder. La táctica aquí consiste en denigrar primero y disculparse después. Entonces el daño (o no) ya esta hecho. Falta ver el costo”.

Para el analista de opinión pública, Scioli obtuvo la ventaja porque “siempre salió beneficiado cada vez que fue victimizado”. Por el contrario, el ministro ganó presencia en medios pero “aparición crítica”. “Es imposible que se beneficie con esto y no creo que esa haya sido su intención. Mas bien creo que apuntaba a descalificar al contrincante”, dijo.

En definitiva, para Fornoni, sucedió algo a lo que el gobernador ya está acostumbrado: “Una nueva victimización frente a los ataques del kirchnerismo duro, que siempre le dio buenos réditos en la consideración del electorado, y el impulso a su imagen pública proporcionado por el carisma de su mujer”.

Aragón sentenció que si quiere torcer el rumbo de la interna, el ministro deberá hacer algo más que lanzar frases fuertes. “La intención de voto en la interna Scioli-Randazzo hoy es de 2 a 1 a favor del Gobernador. Para que esto varié a favor del ministro, Scioli tendría que cometer varios errores seguidos o Randazzo tendría que recibir el respaldo explicito de Cristina Kirchner”, remató.



Patricio Caruso