POLITICA

Scioli busca una diferencia amplia sobre Macri para alejar el ballottage

Rosario Ayerdi / Ezequiel Spillman | En el FPV creen que una brecha de más de 10 puntos reduciría la posibilidad de una segunda vuelta.

Foto:Gentileza PRO

Los resultados de la elección de hoy dejarán el primer escenario certero sobre quiénes son los principales candidatos que pelearán en los comicios generales de octubre para llegar a la Casa Rosada. Cada postulante buscará que los números se lean de manera favorable para su fuerza política con el objetivo de convertirse en el favorito tras las internas.

Daniel Scioli necesita una diferencia cercana a los diez puntos sobre Mauricio Macri para alejar la perspectiva de una segunda vuelta y dejar la sensación de una victoria segura en octubre. En el círculo más íntimo del gobernador bonaerense aseguran que los últimos sondeos lo mantenían a una distancia de 12 puntos y con una diferencia de 7 puntos con la totalidad del frente (Macri compite con Ernesto Sanz y Elisa Carrió).

En cambio, según aseguran en el búnker del PRO, un buen resultado sería que Cambiemos quede no más de 6 puntos abajo, siempre y cuando Scioli no supere los 40.

En este contexto, el optimismo del sciolismo intentaba ser aplacado por otros dirigentes, que temen que las denuncias de la última semana –como la acusación a Aníbal Fernández de supuestos vínculos con el negocio de la efedrina y las inundaciones en varios distritos de la Provincia– achiquen la diferencia. Estos últimos creen que una diferencia de diez puntos respecto de Macri es suficiente para un escenario triunfalista.

Desde ambos lados, descartan que el gobernador pueda hoy superar el 40%. En octubre, para ganar en primera vuelta se debe obtener el 45% de los votos o sacar más del 40%, pero con una diferencia mayor a diez puntos sobre el segundo.

A pesar de no llegar a estos números, desde el lunes Scioli se mostrará como el próximo presidente de la Argentina. Lo hará mostrando una agenda internacional con diferentes líderes. La primera foto (luego de la que ya consiguió con Raúl Castro) será con Luiz Inácio Lula Da Silva, el 10 de septiembre. Y antes de las elecciones de octubre visitará China, Rusia, España, Italia, México y Ecuador.

Del otro lado, Macri buscará hoy descontar la mayor cantidad de puntos posibles a Scioli. Los más optimistas creen que los últimos 15 días fueron buenos para Macri, ya que quedó al margen de las recientes denuncias, lo que le permitiría quedar a poca distancia.

De todos modos, aseguran que en los grandes centros urbanos el líder del PRO realizará buenas elecciones: Capital Federal, Córdoba, Salta, Mendoza, La Plata, Mar del Plata, Bahía Blanca y Santa Fe, entre otras.
Es sabido que el desafío mayor será el conurbano bonaerense, donde María Eugenia Vidal (la candidata única de los tres presidenciales de Cambiemos) buscará dar el batacazo y ser la candidata más votada.

Para Macri, el desafío mayor será el conurbano bonaerense

En este marco, los jefes de campaña del PRO, Marcos Peña y Emilio Monzó, orientaron los esfuerzos del jefe de Gobierno porteño hacia la primera y la tercera sección electoral (donde se concentra la mayor cantidad de votos), y en intentar asegurar la fiscalización del 80% de las mesas, según confían fuera de micrófono. Acaso por ello los fiscales más experimentados de la Capital estarán en la Provincia intentando evitar las “mañas” del PJ.

Aunque no logró ganar en Santa Fe y la victoria en Capital Federal terminó siendo más ajustada de lo esperado, los asesores de Macri afirman que las elecciones locales no son equiparables a las nacionales. Jaime Duran Barba se mostró muy confiado con un sondeo en el que más del 60% de los votantes están dispuestos a optar por “un cambio”. Ayer, Macri descansó en su “lugar en el mundo”: su quinta en Malvinas Argentinas, donde el casero, Claudio, suele preparar los mejores asados.



Rosario Ayerdi / Ezequiel Spillman