POLITICA EL PLAN “ANTILINCHAMIENTOS”

Scioli decretó la emergencia en seguridad durante un año

Foto:Gastón Renis

“Quiero dirigirme a la población, que sufre el ataque salvaje de una delincuencia cruel, y que demanda respuestas del Estado para revertir esta situación, asumo como siempre mi responsabilidad como gobernador a poner todas las herramientas del Estado para enfrentar este flagelo”, fue la frase que eligió Scioli para iniciar la conferencia de prensa en la que declaró la emergencia en seguridad en el territorio bonaerense.

Con este enunciado, el gobernador buscó mostrarse ante la sociedad al frente de la problemática que aparece al tope de las preocupaciones, y sobre todo, dejar en claro su diferencia con los funcionarios del gobierno nacional, como el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, que culpan a los medios de generar psicosis por difundir los hechos de inseguridad.

En sus siete años al frente de la administración, Scioli había conseguido, a pesar de ser el máximo responsable de los hechos de inseguridad, que las quejas por esta problemática no afectaran su imagen positiva en la carrera por la presidencia. Sin embargo, Sergio Massa, le arrebató parte del discurso por la seguridad y lo obligó a diferenciarse.

Ayer, junto a todo su gabinete, Scioli anunció una veintena de medidas en las que se combinan inversiones en infraestructura y equipamiento, incorporación de efectivos a la Policía Bonaerense, iniciativas legislativas y descentralización de la Justicia.

El mandatario recurrió a la firma de un decreto para anunciar la emergencia en seguridad que le permitirá reasignar partidas y hacer uso de dinero de manera inmediata sin pasar por licitaciones. Un medida que su antecesor, Felipe Solá, decretó para el Conurbano en 2004 tras la multitudinaria marcha convocada por Juan Carlos Blumberg y que usó para “limpiar” la llamada “maldita policía”. Incluso, esta medida ya estuvo implementada en la propia administración sciolista que prorrogó hasta el 2010 el decreto de Solá.

Además, Scioli anunció la inversión de $ 600 millones, para “sumar el equipamiento necesario para móviles”. También pidió focalizar los esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico y anunció la creación de diez fiscalías descentralizadas y un cuerpo especializado en inteligencia financiera y patrimonial. La declaración de Emergencia, implica, también, “la convocatoria inmediata del personal retirado de la policía y del Servicio Penitenciario”, que sumarán cerca de cinco mil efectivos. También hizo un llamado de “colaboración”. “No podemos seguir discutiendo entre nosotros, con mezquindad y egoísmo mientras mueren inocentes”, dijo Scioli y convocó a todas las fuerzas políticas a sumarse a la iniciativa.



Rosario Ayerdi