POLITICA


Se defiende la universidad acusada de desviar fondos

El decano de la Universidad Tecnológica Nacional cuenta cómo se gestó el convenio con el Ministerio de Planificación de De Vido y la empresa Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT).

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc Perfil

El decano de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Santa Cruz, Martín Goicoechea, habla por primera vez y cuenta cómo se gestó el convenio entre esa universidad, el Ministerio de Planificación Federal a cargo de Julio De Vido y la empresa estatal Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), que hoy es investigado por supuestos desvios de fondos. La sede fue allanada en los últimos días y se iniciaron investigaciones internas. Pero Goicoechea apunta hacia arriba y asegura que el rector de la UTN siempre estuvo al tanto de todo.

¿El rectorado llevaba algún control de los fondos públicos que ustedes recibían?
—Todos los fondos que pasan por mi facultad son mensualmente rendidos al rectorado.

—Los ex gerentes de YCRT denunciaron que la UTN y su fundación se quedaban con el 21% del presupuesto sin control de YCRT...
—No. La fundación era una herramienta que utilizaba la facultad. La facultad por lo que hacía cobraba un 10%, después la fundación cobraba un porcentaje similar, pero la fundación apoya la actividad de la facultad. Y cobran esos márgenes.

¿Cuánto dinero pasó por la UTN Santa Cruz para YCRT?
—Desde 2008 hasta 2015, alrededor de mil millones de pesos.

Otras regionales de UTN, como La Plata, habrían recibido entre $ 4 mil y $ 4.500 millones en el mismo período. Y usted dice que nunca escuchó hablar de otras regionales trabajando en Santa Cruz…
—Supongo que la empresa ha ido derivando trabajos. La verdad es que dónde está la diferencia, en qué se gastó, no sé.

¿Con De Vido trataban?
—Directamente no, lo vimos un par de veces, cuando fuimos a algún acto. Esto se manejaba a través de la UTN.

PERFIL reveló que se destinaron $ 400 millones para el Tren Turístico que nunca se terminó y que los fondos se asignaron a la UTN de Santa Cruz.
—Hicimos que se restauraran la locomotora y unos vagones, que se hicieran kilómetros de vías, que se tomara parte de un casco de estancia y se lo adecuara para ser un fin de la escala turística y una serie de estudios. Llegaron a ejecutarse unos $ 190 millones. No más.

¿Los $ 400 millones llegaron?
—Nunca.

Se sospecha que se usó a la UTN o a la fundación para desviar fondos…
—Es una acusación muy fuerte. Tenemos total tranquilidad. De hecho, el otro día a la Policía le llevamos la documentación. Tenemos la auditoría. Estuvieron 15 días 12 auditores de la unidad de auditoría interna de la UTN.



Emilia Delfino / Cecilia Devanna