POLITICA INICIATIVAS EMPANTANADAS

Se le complica al Gobierno su agenda sobre medios y telecomunicaciones

La agenda de medios y telecomunicaciones se volvió un terreno pantanoso para el Gobierno. La adecuación de oficio del Grupo Clarín a la Ley de Medios –el Estado decide cómo vende sus empresas– quedó estancada y se encamina a no estar resuelta cuando Cristina Kirchner deje el poder. Paralelamente, el proyecto e ley Argentina Digital, que regula el mercado de las telecomunicaciones, se aprobará la semana que viene, pero es difícil que muestre cambios profundos en el corto plazo. Y las frecuencias 4G de telefonía móvil que se licitaron el mes pasado se están entregando en menor cantidad de lo esperado, mientras continúa la negociación con las compañías por la forma de pago.
Tal como anticipó PERFIL, la Justicia le dio una primera señal positiva al Grupo Clarín y frenó la adecuación de oficio que había votado la Afsca, organismo que conduce Martín Sabbatella. El juez Horacio Alfonso decidió extender por un plazo máximo de seis meses la medida cautelar que solicitó el multimedios, hasta que se decida finalmente si es válida la resolución a través de la cual el oficialismo pretendía decidir qué licencias y a quién debía vender Clarín. El grupo también hizo presentaciones en otros fueros con el objetivo de tener varios frenos judiciales que lo protejan. Así, el conflicto entre el Gobierno y el multimedios se encamina a quedar sin solución durante el gobierno de Cristina Kirchner.
El proyecto Argentina Digital se votará en la Cámara de Diputados el próximo martes. Los cambios que se introdujeron en el Senado les cerraron la puerta a las empresas de telefonía (Telefónica, Telecom y Claro) para prestar un servicio de televisión satelital, algo que podrían haber implementado en poco tiempo. En cambio, para prestar televisión por cable van a tener que realizar inversiones y tendrían que empezar a entrar al negocio paulatinamente. De todas formas, el cambio será importante en el largo plazo. “No va a haber cambios significativos en la estructura de mercado en lo que queda del Gobierno, lo más importante parece ser incorporar efectivamente a la legislación la posibilidad de que las telcos presten radiodifusión”, coincide el especialista en telecomunicaciones Gustavo Fontanals.
En cuanto al 4G, hasta ahora sólo Claro pagó la parte que le asignó el Gobierno. A Personal y Movistar ya le asignaron frecuencias pero todavía no pagaron, algo que aún están negociando si lo harán en dólares, pesos o bonos. Mientras, para Arlink (de Vila-Manzano) todavía no hay novedades.

Gabriel Ziblat