POLITICA GASTO PÚBLICO

Se viene el recorte: el Gobierno piensa la reestructuración el Estado para después de octubre

El Ejecutivo busca achicar el déficit en 2018 y dar señales claras de lucha contra la inflación.

Mauricio Macri, presidente. Prevén cambios en el Estado.
Mauricio Macri, presidente. Prevén cambios en el Estado. Foto:DyN

Con el fin de ahorrar playa y reducir el gasto público, el gobierno de Mauricio Macri analiza implementar, para después de octubre, una reestructuración de la administración para poder recortar así el déficit fiscal de manera significativa en 2018, dar señales de lucha antiinflacionaria y poder avanzar en una reforma tributaria.

Este año, según consigna el diario La Nación, el desequilibrio fiscal superará los 420.000 millones de pesos, número que enciende todo tipo de alarmas en la Casa Rosada aunque se cumpliría con la meta fiscal del 4,2% del PBI del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. 

"Hasta las elecciones no se toca nada para evitar ruidos, pero luego de octubre se reducirán gastos", revelaron aseguró un funcionario cercano al Presidente. 

La importancia del recorte no es menor. El gobierno necesita que en otros lugares del mundo vean voluntad por solucionar la grave situación fiscal (que impide bajar la presión tributaria, que eleva las tasas, retrasa el tipo de cambio y enfría la economía), para facilitar la llegada de inversiones.

Empleos
. La primera premisa será que no habrá despidos de empleados públicos. "Al contrario, queremos jerarquizar la carrera administrativa", repiten funcionarios.

Aunque lo mejor para el oficialismo es tener unas elecciones tranquilas y evitar tensión, algo de lo que se dieron cuenta luego de comenzar con la intención de fusionar programas, organismos y secretarías de Estado para ahorrar gastos y eficientizar la gestión a principio de año, desde la rosada saben que alguna corrección será inevitable. 

Por ahora, se analizan nuevos sistemas de contratación, reducción de secretarías, subsecretarías, direcciones y coordinaciones, congelamiento de incorporaciones a todo el sector público nacional, no reemplazar a los que se jubilen o renuncien naturalmente e incentivar traslados al sector privado.

Según el último relevamiento del Ministerio de Trabajo, el sector público nacional tiene hoy 740.611 empleados públicos. Sólo redujeron 1436 puestos desde 2016. El Gobierno informó que había desafectados a 15.000 agentes en la administración central (Poder Ejecutivo, ministerios y organismos descentralizados) y que ahorró 7000 millones de pesos.