POLITICA


Secuestran un celular de la madre Alba que tiene "disminución cognitiva"

La situación le impediría afrontar "psíquicamente" un interrogatorio. Un segundo móvil pertenecería a Di Monte.

La madre Alba podría no responder interrogatorio por una disminución cognitiva.
La madre Alba podría no responder interrogatorio por una disminución cognitiva.
Foto:Cedoc

La madre Alba, jefa del convento de General Rodríguez adonde el ex secretario de Obras Públicas kirchnerista José López fue a dejar casi nueve millones de dólares, sufre un "descenso cognitivo" que le impediría afrontar "psíquicamente" un interrogatorio penal, sostuvo hoy un perito del Cuerpo Médico Forense.

Fuentes judiciales indicaron aDyN que el perito Leonardo Gioldi se entrevistó en el convento con Alba Día de España Martínez, de 95 años, la madre superiora que le avisó a las monjas que en la noche del 13 de junio pasado "el señor José" iba a pasar por el monasterio.

La fiscalía apunta a una imputación de la religiosa, pero se solicitaron informes al Cuerpo Médico Forense para saber si debido a su edad y su estado de salud podría afrontar una causa penal. 

Hoy, el perito Gioldi aseguró que Alba presenta un "descenso cognitivo que la compromete psíquicamente", dijeron fuentes judiciales, pero se pidieron estudios complementarios "neurocognitivos" y de "psicodiagnóstico" para poder evaluar su condición.

Si los estudios complementarios confirman el informe inicial, Alba Martínez sería declarada inimputable.
En cambio, la hermana Inés (Celia Inés Aparicio), que asistía a la madre Alba, fue imputada por encubrimiento y deberá declarar el próximo lunes en los tribunales federales, para lo cual ayer designó una defensora oficial.

Este martes Inés fue en medio de la lluvia hasta los tribunales federales de Comodoro Py 2002 para cumplir con ese trámite.

Las otras dos monjas que estaban en el convento en la madrugada de la detención de López -las hermanas María y Marcela- ya declararon como testigos el viernes pasado y descargaron la responsabilidad en la madre Alba.

La Justicia busca pruebas en los celulares.

Mientras tanto, en la causa se secuestraron otros dos teléfonos celulares que había en el convento el día de la inspección ocular en el monasterio, ocurrida la semana pasada.

A pedido del fiscal Federico Delgado, el magistrado allanó ayer el convento y secuestró un celular que usaba la hermana Alba, marca Samsung, y otro que sería del fallecido monseñor Rubén Di Monte.

Los dos celulares seguramente se sumarán al paquete de nueve teléfonos que el fiscal Delgado ya le entregó al cuerpo de Investigadores Judiciales de la Policía Judicial del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad.



Redacción de Perfil.com