POLITICA EN BUSCA DE OTRO PARAGUAS

Señales de distensión con el Reino Unido desde los dos gobiernos

Declaraciones, llamadas y una visita son evidencias de un cambio en la relación.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

“Por supuesto que sostendremos todos nuestros reclamos soberanos y nuestros valores, sin que eso impida un normal relacionamiento con todos los países del mundo”. Esta frase fue lo más cercano a una definición sobre el reclamo argentino por la soberanía de las islas Malvinas que ofreció el nuevo presidente este jueves ante la Asamblea Legislativa.
En distintas entrevistas, la canciller Susana Malcorra insistió por su parte en una agenda más amplia, que incluya otros temas sobre el Atlántico sur y la Antártida. También destacó que el país no debía perder oportunidades comerciales por diferencias políticas, e incluso habló de vender trigo a Irán.
Estas declaraciones anticipan un fuerte giro en la relación con el Reino Unido y, aunque aún no hubo una definición taxativa en este sentido, hacen entrever la posibilidad de una vuelta al “paraguas”, un término diplomático que define el “acuerdo en desacordar” sobre un tema puntual, sin que ello impida cooperar en otras áreas.
Fuentes del Foreign Office habían anticipado a PERFIL antes del cambio de gobierno la expectativa de poder trabajar sobre diversos temas, pese a las diferencias en la cuestión Malvinas.

También hubo gestos este fin de semana: el Reino Unido estuvo representado durante los actos de asunción por el parlamentario y ministro de la Oficina de Gales, Alun Cairns. Es el integrante del Foreign Office –la Cancillería del Reino Unido– de más alto rango que visita el país desde 1999, cuando participó de la asunción de Fernando de la Rúa el funcionario John Battle.
También es la presencia del Reino Unido más importante desde la llegada, en 2001, de Tony Blair a la Argentina (fue el primer jefe de Gobierno británico).
En declaraciones a medios británicos, Cairns comentó que su visita coincidía con los 150 años de la fundación de la primera colonia galesa en la Patagonia. Y anticipó que  espera construir relaciones “positivas y constructivas con la Argentina”. Su presencia y la llamada del primer ministro David Cameron para felicitar a Mauricio Macri tras la elección marcan un camino nuevo en la relación con el único país que ha tenido una guerra moderna con la Argentina.
Un comunicado emitido por el despacho del premier inglés indicó que “ambos líderes esperan reunirse en el futuro”, afirmó.
Además, el comunicado remarcó que los dos mandatarios  “coincidieron en que se trata de una oportunidad para fortalecer relaciones entre el Reino Unido y Argentina y desarrollar los lazos comerciales y de inversión existentes”.



Aurelio Tomas