POLITICA ESCENARIO VOLATIL

Si UNEN no crece, radicales apuestan a Massa

Los líderes territoriales congelaron las negociaciones con el macrismo. Y algunos ahora hasta especulan con un acuerdo nacional con el Frente Renovador. Lo definirán en marzo.

Foto:Cedoc Perfil
En un escenario político volátil e incierto, ahora hay importantes sectores de la Unión Cívica Radical que le cierran la puerta a cualquier tipo de acuerdo con Mauricio Macri y se la abren cada vez más a Sergio Massa. Las conversaciones con el primero se enfriaron y en algunos casos hasta se congelaron. Con el segundo, en cambio, son cada vez más fluidas, al punto de que hay quienes no descartan un acuerdo nacional.
En cualquiera de los escenarios, lo que queda claro es que el futuro de UNEN está en manos del radicalismo. Julio Cobos y Ernesto Sanz, los precandidatos presidenciales de la UCR siguen repitiendo que el único espacio en el que están pensando es en UNEN. Elisa Carrió plantea la posibilidad de un acuerdo amplio, que incluya al PRO. Pero no va a romper ella sola. Hermes Binner, Pino Solanas y Margarita Stolbizer lo rechazan. Pero de cerrarse un acuerdo nacional con Massa, sólo una parte del radicalismo seguiría ese camino y la ruptura sería total.
Por ahora las conversaciones se reducen a acuerdos provinciales. En el radicalismo cuentan alrededor de una decena de distritos donde sus candidatos tienen serias chances de alcanzar la gobernación el año que viene. Y saben que para eso necesitan de acuerdos amplios. Por eso todos hablaban con el macrismo y el massismo, para recibir respaldos. Pero con la pata amarilla la relación se resintió. Acusan al líder del PRO de no dar señales claras y de empezar a promover candidatos propios en los distritos. Y algunos temen que quiera reemplazar al radicalismo.
El problema es que Macri exigía que los acuerdos provinciales estuvieran supeditados a un acuerdo nacional, algo que los candidatos radicales no podían (ni querían en muchos casos) garantizar. Por eso el PRO comenzó a presentar candidatos propios (ver página 12). “Si Macri lanza a Ramón Díaz en La Rioja nos encargaremos de que el PRO quede fuera del frente en Catamarca”, tironean desde el centenario partido. En Jujuy se da un caso curioso: el jefe de Gobierno presentó como referente a un dirigente cuyo hijo milita para Morales. Entre el contador jujeño y el ingeniero porteño se quebró la relación cuando se reunieron a fines de agosto en Jujuy. En Capital, donde hubo intensos coqueteos, también se congeló la relación y Martín Lousteau decidió competir con el PRO.
“Si ninguno de los candidatos de UNEN despega, para febrero habría que dar un golpe de timón y cerrar un acuerdo nacional con Massa”, sorprendió en privado un dirigente radical. Hasta ahora las conversaciones con el líder del Frente Renovador se reducían a lo provincial. Reconocen que en todos lados hay peronismo disidente, que se está reorganizando detrás de él. Incluso ya encontraron el antecedente jurídico para que un solo candidato a gobernador lleve listas de presidentes de diferentes fuerzas (sólo necesitan que exista vínculo jurídico en el frente provincial). El paso a un acuerdo nacional no sería sencillo para la UCR. Pero los escenarios están abiertos y se definirán recién en febrero o marzo. Lo que está claro es que el proceso será tumultuoso.

Gabriel Ziblat