POLITICA DOS VELOCIDADES

Sólo avanzan en el Congreso las leyes que mueve el kirchnerismo

PERFIL COMPLETO

Al fenómeno lo sintetiza con inédita sinceridad el senador del GEN, Jaime Linares: “Te sentís un pelotudo”, analiza, consultado sobre las trabas que pone el kirchnerismo en el congreso para que sólo se traten proyectos oficiales.

Esta semana, con el impulso de la reforma judicial se dio otra situación que habla de las prioridades que el Gobierno le imprime al Congreso. Sólo primó una reunión de comisión para avanzar con el tratamiento de las leyes de reforma de la Justicia, pero no quiso presentarse en la comisión que trataba proyectos para ayudar a las víctimas de las inundaciones.

Varios diputados y senadores consultados se quejaron de que desde hace años decenas de proyectos vitales para los ciudadanos duermen en los cajones del Parlamento.

Uno de los ejemplos más llamativos es la reforma del Código Civil, que modifica la regulación sobre cómo nacemos, vivimos, nos casamos y convivimos en famila. El proyecto se presentó a mediados de 2012 y la comisión bicamenral que debe tratarlo ni siquiera tiene fecha para una próxima reunión. En cambio, leyes que le preocupan al oficialismo como la reforma judicial, la estatización de YPF y Ciccone o el acuerdo con Irán por la AMIA, se presentan, tratan y aprueban en pocas semanas. Casi nunca se debaten más de un mes.

Un ejemplo: la reforma judicial de esta semana, se anunció el lunes, esa misma noche se enviaron algunos proyectos  que la integran al Senado y el miércoles se giró para su tratamiento en el recinto la próxima semana, que casi sin dudas serán aprobados. No se le permitió a la oposición “cambiar una sola coma”,

“Acá adentro sólo avanzan temas de política partidaria, no se discuten los temas que le importen a la gente. Sólo sale lo que los ayuda a concentrar más poder”, describe Gabriela Michetti, diputada del PRO.

El principal blindaje a proyectos de la oposición es dentro de las comision. Diputados consultados describen algunos mecanismos: o se patea eternamente su discusión o la mayoría oficialista junta firmas para archivarlo. En cambio, los que impulsa el Gobierno, siempre avanzan a toda velocidad.



Lucas Morando