POLITICA

Stiuso, el espía detrás de la denuncia, dejó la ex SIDE y se jubiló

También dejaron la Secretaría otros espías que le respondían. Fue el principal colaborador de la investigación del fiscal Nisman.

PERFIL COMPLETO

Foto:Eduardo Lerke

El histórico agente de Inteligencia Antonio Horacio Stiuso, alias “Jaime”, se fue de la central de espías con una jubilación, según confirmaron a PERFIL una fuente del Gobierno y miembros del entorno del ex Director General de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI). También, se habrían jubilado agentes que respondían a Stiuso.

La noticia se conoce en la misma semana en la que el fiscal Alberto Nisman denunció a la Presidenta y al canciller Héctor Timerman de acordar un pacto con Irán para garantizar el encubrimiento de los responsables del atentado terrorista a la AMIA a cambio de un acuerdo económico. Nisman trabajó codo a codo con Stiuso durante 10 años en la investigación de la pista iraní, que obsesionó al jefe de los espías.

La retirada de Stiuso expresa la convulsión que atraviesa la ex SIDE, luego de que Cristina Kirchner la señalara como usina de las denuncias contra el Gobierno que cobraron impulso en Tribunales y que motivó el mes pasado su descabezamiento.

Stiuso, que había conquistado la confianza de Néstor Kirchner, la perdió con Cristina Fernández y se enfrentó con el teniente general César Milani, a quien ahora acusa entre sus íntimos de haberlo amenazado. En el ámbito de los servicios de Inteligencia afirman que salió del país.

Uno de los protagonistas de las escuchas que reveló Nisman es el iraní Mohsen Rabbani. Stiuso venía siguiéndolo desde 1993, según consta en documentos judiciales. Ese año, Rabbani había ingresado al país y Stiuso creía que planeaba un atentado, luego de la voladura a la embajada de Israel. Si realmente lo creyó, tenía razón, pero no pudo evitarlo. La AMIA le explotó en la cara.

La obsesión con el Consejero Cultural de la Embajada de Irán en Argentina arrastra ya 22 años. Ni bien Rabbani, ingresó al país, la Secretaría de Inteligencia activó las tareas de seguimiento.  Stiuso dijo en la causa AMIA que estaba siguiendo a Rabbani porque “se tenía sospechas de que podría estar preparando un atentado terrorista en el país”. Mientras seguían al funcionario iraní, sus hombres lo fotografiaron durante 1993 consultando concesionarias de autos sobre la avenida Juan B. Justo, a la altura del barrio de Floresta, buscando una camioneta Trafic. Dijo, además, que Rabbani era un “blanco” de la Secretaría de Inteligencia, al igual que otros “blancos islámicos”.

Tres días antes del atentado, el 15 de julio de 1994, Rabbani fue visto por los espías que lo seguían ingresando a la mezquita de Flores pasadas las 20. Stiuso también detectó que ese mismo día, Rabbani había realizado un llamado telefónico en las cercanías de “Jet Parking”, el estacionamiento a tres cuadras de la sede de la AMIA. Justamente, en esa fecha una Traffic blanca fue estacionada en la playa de estacionamiento y explotó a las 9:53 del 18 de julio con 400 kilos de explosivos.

El actual juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, define la relación del fiscal Nisman con la SIDE de Stiuso como “muy íntima”. “Stiuso era el principal encargado de la investigación –agrega Canicoba en diálogo con PERFIL–. Stiuso venía al juzgado a darme explicaciones de cómo venían las investigaciones cuando yo estaba a cargo de la instrucción de la causa –luego la delegó a Nisman–. Y sigue siendo así porque gran parte de las comunicaciones (de la SI) están firmadas por él”.

En 1997, Stiuso envió a la Justicia un informe con las ramificaciones del entorno de Rabbani, la comunidad libanesa de Floresta y la Mezquita At-Tauhid. Es el templo que conduce hoy Yusuf Khalil, a quien Nisman acusa de ser el nexo entre Rabbani y el Gobierno. Según Nisman, le comunicaba a Rabbani sobre las negociaciones para hacer caer las circulares rojas de Interpol.

El sospechoso Rabbani, hoy
El sheikh Mohsen Rabbani, ex agregado cultural de la embajada iraní en Buenos Aires y uno de los imputados por el atentado a la AMIA, es todavía un hombre clave en las relaciones entre Teherán y Latinoamérica. Señalado por el fiscal Alberto Nisman como uno de los artífices de la supuesta “diplomacia paralela” entre la Argentina e Irán, en la actualidad vive en la ciudad sagrada de Qom bajo la protección de los servicios de seguridad de su país.

Rabbani dirige el Instituto Cultural de Pensamiento Oriental, donde imparte seminarios para jóvenes latinoamericanos interesados en el estudio del islam. Es un militante de la difusión del islamismo en América Latina. Sobre todo en la Argentina.



Emilia Delfino / Mariano Confalonieri