POLITICA LAZAROGATE

Suiza reconoce que tiene pruebas pero no abre el secreto

El juez Casanello busca información bancaria sobre los Báez. Pero las autoridades suizas se muestran reticentes.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc.

Desde Suiza


El Ministerio Público suizo, que mantiene bloqueados 15 millones de euros del clan Báez supuestamente administrados por la fiduciaria Vistra de Ginebra, admitió finalmente que recibió pruebas del juez argentino Sebastián Casanello que fundamentan su pedido para acceder a la información bancaria del empresario.Así lo confirmó a PERFIL la portavoz del Ministerio Público (MPC), Jeannette Balmer.

La titular de esos fondos es una fundación familiar de Lázaro Báez y sus cuatro hijos, y están siendo investigados por el ministerio desde hace más de un año y medio por blanqueo de dinero. Para saber si el origen de esos activos es producto de un delito, o de procedencia lícita, y resolver su confiscación o restitución a sus titulares, Suiza necesitaba las pruebas aportadas por el juez Casanello, quien está a cargo de la causa iniciada por los tribunales federales de Buenos Aires.

El MPC ejerce las funciones conjuntas de instrucción y fiscalía. Su decisión sobre la fortuna suiza de los Báez parece ser inminente. Y en línea con una fuente cercana a la investigación helvética, las pruebas remitidas por Casanello serían insuficientes. En ese contexto se impondría la devolución de la plata a los Báez y el eventual cierre del sumario. De ello parece convencido el abogado de los Báez en Ginebra, Maurice Harari, el cual, inesperadamente, retiró un recurso contra el bloqueo de los haberes ante el Tribunal Federal suizo, equivalente a la Corte Suprema en la Argentina.  

Las informaciones oficiales brindadas por el MPC señalan, además, que no se habrían tomado en consideración las pruebas hechas llegar por la diputada argentina Graciela Ocaña, encaminadas vía la diplomacia suiza. El reciente cambio del embajador helvético en Buenos Aires, responsable de haber canalizado tales pruebas, sucedió tras una carta de queja sobre su comportamiento por parte de un abogado del clan Báez al presidente suizo, Didier Burkhalter.

Señales. El Ministerio Público de Suiza no envió exhortos a Uruguay, Panamá ni Estados Unidos para conocer el hipotético itinerario que habría recorrido el flujo del dinero atribuido a los Báez antes de guarecerse finalmente en la banca suiza.

Para anticipar un posible desenlace es válido recordar que el procurador general suizo, Michel Lauber, anunció en septiembre pasado las bondades en la lucha contra la corrupción de la aplicación del artículo 67 a de la Ley Federal sobre la cooperación internacional en materia penal, que lo habilita a transmitir pruebas a otros países, sin que se las pidan ni contrapartida, en el entendido de que pudieran ser útiles “para facilitar el desarrollo de una investigación penal en curso” en dichos países. Manifestó al respecto que así lo había hecho con Alemania, Brasil y Grecia. Preguntado si también lo iba a hacer con la Argentina por el expediente de los Báez, dado que el juez Casanello requirió asistencia penal en ese sentido en julio de 2013, la respuesta fue negativa.

A todo esto se suman las reticencias de las autoridades suizas a reconocer que habían recibido las pruebas provenientes del juez Casanello, fechadas el 7 de julio pasado y que recién ahora se admiten. La Oficina Federal de Justicia suiza, encargada de acoger las comisiones rogatorias del extranjero, lo negó por escrito en tres ocasiones. Hizo falta la inquietud periodística de un emblemático diario local, que movilizó al ministerio helvético de Exteriores, para que finalmente apareciera el correo postal con los documentos. En semejante contexto, el gobierno federal suizo ha sido invitado mediante una interpelación parlamentaria del diputado socialista por Ginebra, Carlo Sommaruga, a esclarecer el caso.

 

*Autor de Las bóvedas suizas del kirchnerismo.



Juan Gasparini