POLITICA TRAS SU RENUNCIA

Sureda habló y volvió a tratar de autoritario a Aranguren

El exsecretario de Recursos Hidrocarburíferos dio detalles de los motivos que lo llevaron a alejarse de su función.

José Luis Sureda, segundo del ministerio de Aranguren.
José Luis Sureda, segundo del ministerio de Aranguren. Foto:neuqueninforma.gob.ar

Luego de que esta mañana se conociera su dura carta de renuncia, José Luis Sureda, rompió el silencio. En declaraciones a Radio Con Vos, el exsecretario de Recursos Hidrocarburíferos ratificó lo expresado en la misiva, en la que calificaba al ministro Juan José Aranguren de autoritario. "Podría haber ocultado las diferencias, pero hay que ser honesto y decir las cosas como son", sostuvo el exfuncionario, al tiempo que sentenció que "con la dosis de autoritarismo con la que le gusta gestionar al ministro no es la mejor forma de sacar adelante la energía del país".

En este sentido, aclaró que su salida del ministerio se debe a diferencias acerca de la visión a "mediano plazo que el ministro está desarrollando". "No puedo seguir adelante porque sería responsable de algo que a mi juicio sería un error", declaró.

Sin embargo, al ser consultado por la política de aumentos tarifarios, Sureda manifestó que está "100% de acuerdo con lo que se hizo", y reconoció que el ex CEO de Shell "tiene una responsabilidad muy pesada", aunque agregó que "hay falta de coordinación, la gente entendida lo nota y eso no es bueno".

En relación al episodio que disparó su renuncia, agregó que "lo de Taos Turner fue la gota que rebalsó el vaso, me hizo sentir muy mal". Según relató en su carta de renuncia, Aranguren habría impedido el ingreso del periodista del Wall Street Journal y amigo personal de Sureda, al ministerio. "Es amigo y venía solo a que le explicara detalles técnicos", aclaró.

"Estoy convencido de lo que digo. Por la falta del trabajo en equipo no encontré la oportunidad de discutir a fondo estas cuestiones", ratificó.

Sureda se desempeñaba al frente de la Secretaría de Recursos Hidrocarburíderos del Ministerio de Energía. El año pasado había sido denunciado por Elisa Carrió por supuestas "negociaciones incompatibles con la función pública".