POLITICA COMODORO PY

Tensa discusión entre el fiscal Pollicita y el abogado de Lázaro Báez

Su representante legal tuvo fuertes cruces con uno de los fiscales que investigan la causa. Ercolini debió intervenir.

Gerardo Pollicita
Gerardo Pollicita Foto:Cedoc
El abogado Maximiliano Rusconi, en representación del empresario detenido e investigado por ser presuntamente beneficiado en el otorgamiento de obra pública durante el kirchnerismo, Lázaro Báez, mantuvo una tensa discusión con el fiscal Gerardo Pollicita en Comodoro Py.

Báez escuchó la lectura de los cargos en su contra y sólo habló para informar su deseo de declarar a través del escrito presentado pero luego su abogado pidió la palabra, solicitó la nulidad de la acusación y comenzó a cuestionar los hechos que se atribuyen al empresario.

Rusconi dijo que Báez está sometido a "una defensa a ciegas", sostuvo que falta precisión en la acusación con lo cual se violó su derecho a defensa y remarcó que no fue funcionario público.

"No ha sido funcionario público", dijo el abogado y pese a ello la acusación en su contra "es una copia textual, incluso en la puntuación, de la imputación que días atrás se le hizo supuestamente por el mismo hecho , a la ex presidenta de la República", sostuvo Rusconi según consignó la agencia Télam.

Y agregó: "Si ambos sujetos, de modo público y notorio, han desarrollado actividades absolutamente autónomas y tan distintas, como ser presidente de un país y empresario constructor".

Cuando terminó de exponer, pidió la palabra el fiscal Pollicita para advertir que el planteo del defensor de Báez fue "sesgado" porque omitió considerar las acusaciones a Báez como miembro de un "grupo organizado de personas, constituido por empresarios y funcionarios, en el que cada uno ha cumplido un rol".

Y le recordó que Báez formó una empresa "a cuatro días de la asunción del ex presidente Néstor Kirchner, haber adquirido un conglomerado de empresas que participan en la obra pública" de Santa Cruz y en 52 licitaciones con "diversas irregularidades", una prueba que la defensa se negó a revisar en la audiencia.

Ante el tenor que tomaba la discusión, con interrupciones entre abogado y fiscal, Ercolini dio por concluidas las exposiciones y ordenó formar un incidente por separado en caso de que deban realizarse réplicas en un futuro.