POLITICA

Tras la venta del casino, Massa dice que no es “empleado” de ningún empresario del juego

Asegura que no estaba al tanto de las negociaciones para dejar en manos de Cristóbal López la casa de apuestas de Tigre. Critica la política económica y defiende la foto con Barrionuevo.

Foto:Silvestro

“Hace 16 años que vengo, ya debería tener mi propia oficina”, ironiza Sergio Massa en el balneario CR, en donde este verano recibió a más dirigentes de lo acostumbrado. En un balneario desolado por la tormenta, el diputado y líder del Frente Renovador reúne a parte de su equipo para planificar el pedido de adelantamiento de sesiones extraordinarias en la Legislatura para debatir sobre la policía municipal.

—¿Cómo afectarán las nuevas medidas económicas?
—En 48 horas hubo un cambio de posición muy drástico, tenemos la sensación de que no hay un programa económico definido. El esfuerzo más grande el Gobierno lo tiene que poner en que en la Argentina ingresen dólares genuinos de inversión como pasa en el resto de la región.

—¿Estas medidas se trasladarán a los precios?
—No tengo ninguna duda, los mayores impactos en precios de estas medidas los van a sufrir la clase media, los jubilados y los trabajadores. Además habrá una suba de tasas de interés que inexorablemente va a hacer aumentar la especulación y bajar los niveles de inversión.

—¿Cree que Kicillof sabe manejar la economía?
—Creo que el equipo económico más serio y sólido lo tiene el Frente Renovador. Kicillof debería escuchar y tratar de tomar algunas de las propuestas de nuestros equipos.

—Cristina Kirchner criticó a las policías comunales por haber reprimido en San Isidro…
—Hay que distinguir un hecho aislado de una política, porque con ese criterio, si uno roba un plan social, para qué queremos planes sociales; si un policía bonaerense comete un delito, ¿hay que eliminar la Policía Bonaerense?

—¿Cree que a su votante le gustaron las fotos con Scioli, con Insaurralde o con Barrionuevo?
—Hay mucha especulación de un encuentro casual.

—No hay nada de casual en esos encuentros. No son dos vecinos inocentes que se encuentran en un café.
—¿Pero qué tenemos que hacer? ¿No ir más a ningún lado donde nos crucemos?

—¿Cree que a su votante le gusta?
—A mi votante lo que le gusta es que yo me ocupe de proponer soluciones a los problemas que tiene. Nos encontramos en una actividad y fue una coincidencia. Eso no significa que no tengamos una mirada distinta, Scioli es el jefe del kirchnerismo en la provincia y nosotros somos una alternativa política.

—Pero cuando se va a los hechos, no se nota. Usted amenazó con mostrar los gastos de publicidad de Scioli y nunca lo hizo…
—Yo no amenacé con nada ni hago política con amenazas.

—Dijo que iban a dar a conocer un estudio con los CUIT de todas las empresas que reciben publicidad e iban a presentarlos en una comisión investigadora.
—Nosotros lo que planteamos y lo seguimos planteando es que hay que gastar menos en cartelito de publicidad y más en seguridad.

—También habían dicho que querían aumentar el impuesto al juego para evitar un incremento del inmobiliario rural, como proponía el diputado Walter Martello, y finalmente no lo hicieron.
—No fue una propuesta oficial que hayamos hecho nosotros. Nosotros no planteamos la discusión sobre suba de impuestos, es más, venimos planteando rebajas a las actividades productivas. Al juego ya le subieron, pero la verdad es que si hay que seguir subiendo el impuesto al juego, hay que seguir subiéndoselo, no hay ningún problema. Nosotros no somos empleados de ningún empresario del juego, no tenemos miedo, y de hecho planteamos dos comisiones investigadoras en los últimos sesenta días para ver cómo funcionan los on line en la provincia.

—¿Estaba al tanto de la venta del Casino de Tigre?
—Lo que sé es lo que va saliendo en los medios.

—Debe ser una de las mayores operaciones en Tigre. ¿Y usted no estaba enterado?
—No, porque el municipio tiene el control sobre las cuestiones edilicias y de seguridad e higiene. No tiene control sobre lo vinculado a lo contractual ni sobre cuestiones vinculadas a la licencia, que son potestad del Estado provincial.

—¿Por qué se adelantó tanto la campaña presidencial?
—No sé si se adelantó. Alguno está más apurado que otro, pero para 2015 falta mucho. Creo que apurar genera la sensación en la gente de que en vez de dedicarse a gobernar se está dedicando a la campaña.

—Aníbal Fernández dijo que lo echaron de la Jefatura de Gabinete por conspirar contra Cristina Kirchner.
—No contesto provocaciones, contesto cosas serias vinculadas a la inseguridad, al dólar, a la inflación. Contesto sobre los temas que le preocupan a la gente, no contesto tilinguería berreta.

 

Un negocio de $ 108 millones

Esta semana finalmente se concretó la compra por parte de Cristóbal López del Casino Trilenium, de Tigre. Los compradores son una sociedad conformada por Casino Club, la firma de Cristóbal López, y el Hipódromo de Palermo, donde el empresario kirchnerista es socio de Federico Achával, cercano al macrismo. La compra había sido adelantada por PERFIL el 6 de enero pasado.  La venta se hizo por $ 108.708.916, según informó Sociedad Comercial del Plata en una carta enviada a la Bolsa de Comercio.

Las negociaciones habían comenzado en noviembre y las encabezó Ricardo Benedicto, socio del empresario kirchnerista en Casino Club SA, la empresa más importante de juego del país con 12 casinos y 15 salas de slots. Entre ellos, Casino Club provee los tragamonedas del Hipódromo de Palermo y tiene el casino flotante de Puerto Madero. Con estos dos negocios factura poco más de un millón y medio de dólares diarios. Benedicto habría negociado con Antonio Tabanelli (Boldt) y funcionarios bonaerenses que reportan a Scioli. El propio gobernador habría cerrado el acuerdo con Cristóbal y sugerido a Boldt que lo incorpore para tenerlo de su lado en la carrera por las presidenciales de 2015.


Rosario Ayerdi desde Pinamar


Temas: