POLITICA


Trasladaron a Báez y Pérez Gadín

Los detenidos fueron llevados desde la Superintendencia de Investigaciones hacia los tribunales federales de Comodoro Py. La opinión del fiscal Marijuan.


Foto:Dyn

El empresario kirchnerista Lázaro Báez fue trasladado esta mañana a los tribunales federales de Comodoro Py, para ser indagado en la causa por la cual fue detenido ayer. Minutos antes de las 7, un móvil de la Policía Federal sacó a Báez de la dependencia de esa fuerza federal ubicada en el barrio porteño de Villa Lugano, en dirección al juzgado de Sebastián Casanello.

El empresario y su contador Daniel Pérez Gadín fueron apresados sorpresivamente ayer, acusados por lavado de dinero, y pasaron la noche en la Superintendencia de Investigaciones Federales.

El fiscal federal Guillermo Marijuan aseguró esta mañana que la causa por la que quedó detenido el empresario Báez es "muy grande y voluminosa", y sostuvo que hay "un montón de hechos" que se sumaron a la investigación en el último tiempo. "La causa, si bien comenzó con una investigación periodística, no solo está centrada en eso, sino que hay adquisiciones de un campo en Mendoza, otro en Uruguay, la liquidación de bonos en Rosario. Hay un montón de hechos que se fueron sumando que son sumamente complejos", explicó.

En declaraciones a radio Continental, el funcionario del Ministerio Público concluyó que existen "una numerosa cantidad de pruebas", y resaltó el "arduo trabajo tanto de la fiscalía como del juzgado".

Espero que hagan lo mismo con Cristina” Fernández, exclamó ayer Lázaro Báez, al momento de sufrir su detención a pedido de la Justicia que temía su fuga en el marco de la causa por lavado de dinero. Fuentes de la investigación relataron a DyN que, en momentos en que los efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), junto con miembros de la Policía federal leían sus derechos a Lázaro Báez, el empresario kirchnerista exclamó: “Espero que hagan lo mismo con Cristina”.

Lázaro Báez, uno de los empresarios emblemáticos del kirchnerismo, quedó preso ante la sospecha de que podía huir para eludir a la Justicia.

Casanello dispuso la captura del empresario en una causa que lleva dos años de tramitación pero que se reactivó fuertemente en las últimas semanas, cuando se difundió por Canal 13 una filmación donde allegados al empresario, entre ellos su hijo Martín, aparecen contando millones de dólares en la financiera SGI, conocida como "La Rosadita", en el barrio capitalino Puerto Madero.



Redacción de Perfil.com