POLITICA FUERA DE AGENDA

Un año antes de la elección, las ideas para mejorar los comicios son aún promesas

Foto:Cedoc

El año legislativo está llegando a su fin y varios proyectos para reformar el código electoral deberán seguir esperando. Boleta única, voto electrónico, debate presidenciales obligatorios, una autoridad electoral autónoma o la posibilidad de elegir al candidato a vicepresidente después de las primarias abiertas son algunas iniciativas que no prosperaron y difícilmente lo hagan el próximo año, en plena campaña.

La Ciudad de Buenos Aires modificó los esquemas este año aprobando el cambio a un sistema de boleta única y electrónica. La boleta única ya se viene utilizando en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Salta, con diferencias entre sí pero con un mismo sentido: ya no son los partidos los que tienen que garantizar que su boleta está en el cuarto oscuro, sino que existe una boleta única para cada elector y con todos los candidatos en ella. Así se evita, entre otras cosas, el robo de boletas, uno de los mayores problemas que se verifican en las elecciones con el sistema actual. Desde diferentes bloques de la oposición se presentaron proyectos en ese sentido (Unión PRO, Coalición Cívica y Peronismo disidente, sobre todo).

El voto electrónico, que ya se utiliza en Salta y se estrenará en la Ciudad en las elecciones para cargos locales del año próximo, es un paso más que la boleta única. Desde el massismo, entre otros, la están impulsando para que se aplique a nivel nacional, pero es una medida que recibe mayor resistencia. El sistema, en Salta, se viene aplicando con éxito.

Los debates presidenciales que se vieron en la reciente campaña de Brasil volvieron a traer el tema al terreno argentino, donde nunca se realizó un debate entre candidatos presidenciales. También existen proyectos en el Congreso que buscan establecer la obligatoriedad de participar de esos debates si se quiere ser parte de una elección.

Las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) son un mecanismo aceptado por todos los partidos políticos. Sin embargo, varios legisladores plantean la necesidad de cambiar la forma de elección de la fórmula presidencial y repetir el modelo utilizado en Estados Unidos o Uruguay, por ejemplo, donde la interna es para definir sólo al candidato a presidente, que después tiene libertad para elegir a su vice. Así, en muchos casos terminan acompañados por el precandidato derrotado, lo que permite una mayor integración del partido o el frente.

También en relación con las PASO, hay proyectos para que los fondos que el Estado entrega para imprimir boletas sean equivalentes a un padrón por lista oficializada, y no por fuerza. Así, se evita que aquellos con varias listas internas no tengan fondos suficientes.

Otra iniciativa reclamada desde la oposición y diversas organizaciones no gubernamentales es la creación de una autoridad electoral autónoma e independiente. Actualmente la organización de los actos electorales depende de la Dirección Nacional Electoral, que funciona bajo la órbita del ministro del Interior

Los cupos en las listas de candidatos siguen siendo motivo de discusión. Proyectos de oficialistas y opositores proponen que el cupo femenino (actualmente en el 30%) sea elevado al 50%, para que la mitad de los candidatos sean mujeres. Otros proyectos, en tanto, quieren establecer un cupo joven, para que los menores de 30 o 35 años tengan representación en las listas en lugares expectantes.



Gabriel Ziblat