POLITICA EL GOBIERNO ESPERA UN PROCESAMIENTO

Un desplazamiento que obsesiona a Macri desde la campaña 2015

De campaña. El Presidente, ayer, en un puesto de Cañuelas, acompañado por la ministra de Desarrollo Social, Stanley.
De campaña. El Presidente, ayer, en un puesto de Cañuelas, acompañado por la ministra de Desarrollo Social, Stanley. Foto:Presidencia de la nacion

“Estuviste bien pero te faltó pegar a la fiscal del Correo a Gils Carbó y al kirchnerismo.” El presidente Mauricio Macri venía escuchando en la radio a uno de los abogados del PRO hablar del caso del Correo Argentino. Cuando terminó la entrevista lo llamó y, tras agradecerle la defensa al Gobierno, le insistió con un concepto que está tallado en su mente: los casos más resonantes en los cuales hay fiscales investigando al macrismo están “motorizados” por la Procuradora. Eso deja trascender a todos sus interlocutores desde la época de la campaña que lo llevó a la Casa Rosada.

Su primer esbozo lo había dado en noviembre de 2015 cuando, camino al ballottage, repetía que en cargos sensibles, como el Banco Central o el ex Comfer, aunque fueran designaciones elegidas por el Congreso había que barajar y dar de nuevo ya que estaban ocupados por “militantes kirchneristas”. Lo logró en la mayoría de los casos (Alejandro Vanoli y Martín Sabbatella, por caso) pero Alejandra Gils Carbó no quiso dar un paso al costado, a pesar de una ligera sugerencia, hace un año y medio, del ministro de Justicia, Germán Garavano, quien le acercó, de manera diplomática, las inquietudes del jefe de Estado.

Hoy en la Casa Rosada están esperando una señal de la Justicia para que, de procesarla por el affaire del edificio de la Procuración, les dé aire para insistir con el juicio político en el Congreso y, a la vez, forzar que renuncie con una suerte de operativo desgaste sobre su figura.

En ese camino, esta semana, con el rumor del pedido de indagatoria que se concretó ayer, Macri insistió ante su mesa de asesores jurídicos con echar a Gils Carbó mediante un decreto. Sin embargo, Garavano le sugirió que esa movida podría desembocar en la judicialización y la posterior inconstitucionalidad de la medida. En el mismo sentido lo hizo saber Elisa Carrió. 

A comienzos de la gestión, el diputado Pablo Tonelli, quien preside la comisión de Asuntos Constitucionales, le había sugerido al presidente que se deshaga de la Procuradora de esa manera, según una entrevista en el sitio La Politica Online. No hubo consenso en la “mesa jurídica”. Pero entre sus íntimos Macri siguió acusándola de imparcialidad, de encubrir a los funcionarios kirchneristas y de alimentar a fiscales de su confianza para que avancen en las causas contra el Gobierno.

"Es más fácil contar los votos para un juicio político si la procesan”, explica a PERFIL una calificada fuente con despacho en Casa Rosada. Y arriesga que, de darse esa situación, quizás se abra la instancia de una renuncia.

Esta semana, en Córdoba, Macri fue tajante y de manera directa dijo que Gils Carbó “hace un uso indebido del enorme poder que tiene”, acotó el mandatario al insistir con que su desempeño “no es imparcial, sino una militante que ha omitido investigaciones de los hechos de corrupción del gobierno anterior y ha desatado con los fiscales que movió decenas de causas contra nuestro gobierno sin fundamentos”.