POLITICA LIMITES PARA LA PARTICIPACION POLITICA

Un ejército de fiscales para pelear la interna del PJ

Cada aspirante a suceder a Cristina Kirchner deberá contar con al menos 120 mil hombres de confianza que se encarguen de cuidarles los votos en todo el país. Urribarri y Scioli ya trabajan en el reclutamiento. El resto espera.

Foto:Telam

“Lo mejor es estar organizados, nosotros ya nos estamos preparando”, dice un armador de la campaña presidencial del gobernador bonaerense, Daniel Scioli. El equipo del mandatario de Entre Ríos, Sergio Urribarri, tampoco pierde el tiempo. Sucede que, a pesar de los 14 meses que faltan para la elección, la posibilidad de que varios candidatos se presenten en la interna del Frente para la Victoria lleva a los candidatos a tejer su propia red de fiscales por fuera de la estructura que les garantiza el Gobierno con el objetivo de que les aseguren el cuidado de las urnas en los comicios internos.

Sin internas entre referentes propios, los candidatos se valieron, hasta ahora, de la estructura de intendentes, gremialistas y organizaciones sociales para poder cuidar los votos. Pero en 2015 todos quieren competir: a Scioli y Urribarri se suman Jorge Capitanich, Florencio Randazzo, Juan Manuel Urtubey, Julián Domínguez, Aníbal Fernández y Agustín Rossi. ¿Cuenta cada uno con la logística necesaria para competir?

Quienes ya arman la estrategia de campaña aseguran que deben contar con 100 mil fiscales y otros 20 mil dirigentes que se encarguen de la logística el día de las elecciones y del trabajo en centros de cómputos propios (uno por ciudad). Ese ejército equivale a un estadio Maracaná y medio, completo.

José “Pepe” Scioli, el hermano del gobernador bonaerense, recorre el país en busca de alianzas que también garanticen la estructura necesaria para el día de la elección. Ante la posibilidad de que deba competir con uno o más candidatos, y sin tener la preferencia de la Casa Rosada, el sciolismo pondrá a cargo de la coordinación de esta tarea a dirigentes como Eduardo Camaño, Ricardo Casal y el denarvaísta Gustavo Ferrari.

Urribarri se toma en serio su candidatura y, además de sus recorridas de campaña, ya armó la estructura para reclutar fiscales para las 89 mil mesas. Su equipo de campaña le aseguró a PERFIL que cubrirá la totalidad de las mesas  y llegará a las más de 100 mil personas involucradas en el operativo de fiscalización. Sin saber tampoco si va a ser bendecido por el dedo de CFK o tendrá otros postulantes kirchneristas además de Scioli, Urribarri trabaja en distintos acuerdos que posibiliten militantes propios como también en el diseño de un canal web de participación que le da al ciudadano la posibilidad de registrarse y capacitarse para cumplir tareas de fiscalización.

Distinto es el caso de Florencio Randazzo, quien, a pesar de su insistencia para competir, aún no inició el reclutamiento necesario.



Rosario Ayerdi