POLITICA RELACIONES FAMILIARES

Un empresario del círculo más íntimo del Presidente

Daniel Awada está señalado por importar ropa con firmas truchas para sus marcas de ropa infantil y de adolescentes.

Familia. El cuñado de Macri es un hombre de confianza del Presidente. Continuó con el legado textil de su familia. Arriba, con dos íntimos de Macri, Arribas y el actor Martín Seefeld; con sus hermanas Leila, Juliana y Zoraida. A la izq., con su actual mujer, Yanina Solnicki.
Familia. El cuñado de Macri es un hombre de confianza del Presidente. Continuó con el legado textil de su familia. Arriba, con dos íntimos de Macri, Arribas y el actor Martín Seefeld; con sus hermanas Leila, Juliana y Zoraida. A la izq., con su actual mujer, Yanina Solnicki. Foto:Cedoc Perfil
El empresario Daniel Awada (61) es el mayor de los hermanos de la primera dama y dueño del Grupo Cheek SA, titular de las marcas de ropa infantil y adolescente Cheeky y Como Quieres que te Quiera. Forjó una excelente relación con el presidente Mauricio Macri e integra su círculo íntimo, junto al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas. También tiene llegada a otros ámbitos del poder político. Fue testigo –y dicen que celestino– del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien contrajo matrimonio con la actriz Isabel Macedo.

Daniel fue el principal aportante particular a la campaña de Macri en 2015, lo que le generó un frente judicial. Aportó $ 2,6 millones para el ballottage y fue denunciado por la Procelac como uno de los seis aportantes sospechosos de esa campaña.

No es la primera vez que afronta problemas judiciales. La ONG La Alameda, que lidera el legislador porteño Gustavo Vera, lo denunció por el supuesto uso de talleres clandestinos. Incluso presentó una cámara oculta en un establecimiento donde confeccionaban pantalones para chicos de la marca Cheeky. Ya en 2007 habían tenido otra denuncia por talleres clandestinos pero el entonces juez Guillermo Montenegro –hoy embajador de Macri en el Uruguay– cerró la causa.

Awada fue sobreseído en otra causa por supuesto contrabando de textiles de China. La causa se originó tras la denuncia de la dueña de una empresa de transporte que había sido contratada para trasladar mercadería, supuestamente de Cheeky, desde la Aduana de Buenos Aires hacia Paraguay.

“Cheek SA confecciona el 80% de sus prendas en la Argentina, importando sólo el 20% de sus productos por cuestiones de operación”, explicaron en la empresa a PERFIL. En la compañía agregaron: “Cheek SA no posee talleres clandestinos ni importa mercadería a nombre de terceros para justificar la producción de prendas en talleres clandestinos”, respondieron ante la consulta sobre el uso de empresas truchas para importar. “Cheek SA contrata a más de sesenta talleres en la Argentina que se encuentran debidamente habilitados y que cumplen con toda la normativa”.



Temas: