POLITICA RITONDO VS. ANIBAL

Un enfrentamiento político para echarse la culpa

PERFIL COMPLETO

Una guerra política se desató en paralelo a la fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez.
El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, relacionó al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández con la supuesta “protección” que están recibiendo los prófugos en el sur del Gran Buenos Aires. “Aníbal Fernández está involucrado en todo lo que tiene que ver con el submundo de Quilmes”, explicó. Por Quilmes anduvieron Cristian y Martín Lanatta, y Víctor Schillaci después de la fuga. También por Florencio Varela, donde fueron recibidos por un personaje denominado el Faraón, Marcelo Alejandro Melnyk, de presuntas conexiones políticas con La Cámpora y Fernández.
Clarín vinculó a Fernández con el Faraón a través de una imagen que difundió el programa de Rolando Graña.
El diario afirmó que en la foto, el ex funcionario K estaba con este personaje del Conurbano, pero resulta que la foto no era con él, sino con un chico llamado Nico, que conoce al Faraón. Desde el equipo de Rolando Graña lo confirmaron a PERFIL. “Se trata de Nico, un chico que pinta
paredes para el Frente para la Victoria de Quilmes. Pero la foto no es casual, es en un acto de militancia”, indicaron.
El Faraón también se fotografió junto a Diego Méndez. Méndez era el jefe de la Anses en Quilmes y un ahijado político de la camporista Mayra Mendoza.
Fernández se defendió y atacó por las redes sociales. Dijo que no le pide antecedentes penales a quienes quieren sacarse una foto con él. Advirtió que los responsables de encontrar “VIVOS” a los prófugos son Ritondo y la gobernadora María Eugenia Vidal, y criticó con dureza al diario Clarín.
Marcelo Fabián Saín, ex director de la Escuela Nacional de Inteligencia, y kirchnerista puro, advirtió que, con las críticas, Ritondo está preparando el escenario para “lo que viene”, una alusión a un desenlace negativo de la búsqueda.
Aníbal Fernández sugirió también la posibilidad de que los prófugos aparezcan sin vida y que quieran hacerle pagar a él el costo político. Es que uno de ellos, Martín Lanatta, acusó por TV a Fernández de haber sido el autor intelectual del triple crimen, ejecutado por los Lanatta y Schillaci, según la Justicia. Para el ex funcionario K, la denuncia televisiva fue una “operación” para sacarlo de la competencia por la Gobernación.
Mientras los prófugos siguen evadiendo a las fuerzas de seguridad, la batalla paralela es por ver quién paga el costo político, en una historia en la que los delincuentes tienen relación con la política y el narcotráfico.

Mariano Confalonieri