POLITICA MISION: EVITAR UNA CRISIS

Un equipo de ex empresarios y ex funcionarios

El líder de Cambiemos viene trabajando con técnicos que pasaron por la función pública, llegan de multinacionales o de la consultoría. Programas, egos y mil cargos por cubrir.

Alfonso prat-gay, estratega macro y financiero

Si se observa cómo venían trabajando otros consultores y economistas cercanos al líder de Cambiemos, Alfonso Prat-Gay es uno de los recién llegados al equipo económico de Mauricio Macri, con quien ha construido una relación de confianza y respeto mutuos.
Es uno de los hombres que suenan más fuerte incluso para ocupar el Ministerio de Economía desde el 10 de diciembre, en un plan oficial de dividir la conducción económica también con un foco más en Economía y Finanzas para su cartera, otro de Producción y Agroindustria, y uno también de Transporte y Energía.
Con pasado como presidente del Banco Central de la República Argentina en el primer tramo de la gestión de Néstor Kirchner, tiene experiencia también en la banca internacional y es uno de los garantes de una fuerte inyección de crédito para engrosar las reservas en no muy largo plazo. También se desempeñó como albacea de la fortuna de la familia Fortabat tras la muerte de Amalia Lacroze, la titular de Loma Negra.
Por su llegada a Macri, Prat-Gay podría acercar también a los equipos a Pedro Lacoste, un economista que lo acompañó como vicepresidente en su paso por la autoridad monetaria en la pos crisis. Además, tiene buena sintonía con otros equipos que se sumarían al área de finanzas como Ariel Sigal, otro ex banquero del JP Morgan y el Deutsche Bank, número puesto para negociar cuestiones vinculadas con la deuda externa.
El mayor desafío de Prat-Gay será ecualizar correctamente entre las propuestas y medidas que mandan los manuales de texto para aplicar en un  país con los desequilibrios macro actuales, y las posibles consecuencias sociales de esas medidas. Prat-Gay se prepara para llegar a un lugar decisivo de la economía en un momento histórico, a punto de cumplir 50: mañana es su cumpleaños.

 

Rogelio frigerio, armador y vocero desarrollista

El actual presidente del Banco Ciudad de Buenos  Aires es uno de los hombres de más confianza de Mauricio Macri. Y se ha convertido en uno de los aspirantes a ocupar un cargo clave en la conducción económica en diciembre y también uno de los más fervientes críticos de las gestiones de Alejandro Vanoli en el Banco  Central y Axel Kicillof en Economía.
Su apellido, como nieto del padre del desarrollismo, lo ha convertido en un vocero ideal para hablar de economía en la campaña, luego de que varios consultores patinaran con menciones “excesivamente” ortodoxas que eran fuertemente replicadas por el oficialismo.
En paralelo al trabajo en el armado de equipos económicos y políticos, viene preparando líneas profesionales para un posible desembarco en el Ministereio del Interior o también eventualmente en Planificación Federal. Es un funcionario clave en la articulación con otras fuerzas políticas y sociales.
Entre los temas que lo ocuparon al frente de la entidad bancaria, se encuentran la creación de crédito para la vivienda en un contexto de inflación. Frigerio es un claro defensor de un diálogo fluido con los organismos multilaterales de crédito, como FMI, Banco Mundial. Espera que las diferencias con el Fondo sobre el artículo IV que exige que se hagan públicos datos de la economía local, deje de ser un argumento para el “aislamiento” del país.
Entre sus críticas más frecuentes a la política económica de los últimos años, destaca la pérdida del valor de la moneda, el estancamiento  de la economía de los últimos años y la falta de creación de empleo privado.
Fue secretario de programación económica del ex ministro de Economía Roque Fernández, en el segundo mandato de Carlos Menem. Fundó y dirigió la consultora Economía y Regiones hasta 2011.

 

Carlos Melconian, el consultor “maldito” amigo de Macri

Carlos Melconian es un histórico consultor económico que, al frente de Melconian & Santángelo Consultores, es muy requerido por empresarios y políticos.
Por su vínculo personal con Mauricio Macri, fue uno de los primeros nombres que sonaron para ocupar el cargo de ministro de Economía. Pero su alto perfil y la rudeza con la que comunica las ideas económicas ortodoxas fue corrido de los primeros planos. Por ejemplo, fue quien aclaró los dichos del líder del PRO sobre la posibilidad de levantar el cepo cambiario en el primer día de gestión.
Melconián también sostuvo públicamente que el preferible pagar el costo político de una devaluación en el inicio de un mandato, para poder reordenar las cuentas y empezar un nuevo camino.
Aseguró  que es imposible terminar con la inflación en un año, sino que llevará varios. Se mostró a favor de la eliminación de las retenciones a las exportaciones del agro en su totalidad y parcialmente en el caso de la soja.
Melconian, habitué de los medios de comunicación, el ritmo de crecimiento del gasto es insostenible, se debe hacer un ajuste de tarifas y terminar con la intervención en el INDEC. Además, sostiene que se debe volver a un diálogo con el FMI, para estar en línea con la política exterior del resto de los países de la región.
En sus últimas apariciones públicas, puso  énfasis en el faltante de reservas,  el ahogo de las economías regionales por el atraso cambiario. Fue parte del equipo de Carlos Menem en la campaña de 2003 y consultor privado del Banco Mundial.



Redacción de Perfil.com