POLITICA EL PRO Y LOS ALIADOS DE CAMBIEMOS


Un gesto de Marcos Peña para contener a Lilita y los radicales

Anunció que en octubre se armará la mesa nacional de Cambiemos con Macri a la cabeza.

Jefe de gabinete. Se reunió con Negri, titular del bloque en Diputados, y con Corral, de la UCR.
Jefe de gabinete. Se reunió con Negri, titular del bloque en Diputados, y con Corral, de la UCR.
Foto:Cedoc Perfil
Desde hace meses, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, tiene una cita inamovible en su despacho del primer piso de la Casa Rosada: los martes a las tres de la tarde recibe a la cúpula de la UCR, entre caramelos Sugus de todos los gustos, para hablar de la agenda del Congreso y del futuro del Gobierno. Pero esta semana dio un paso más: les anunció que, para octubre, armarán la mesa nacional de Cambiemos con el presidente Mauricio Macri a la cabeza.

La idea es que sea conformada por todos los partidos que integran el frente durante octubre. Esperarán a que la diputada Elisa Carrió regrese de su viaje a Italia (donde buscará más datos del presunto enriquecimiento ilícito de Daniel Scioli).

De todas maneras, Peña entusiasmó, parcialmente, a José Corral (intendente de Santa Fe y titular de la UCR), Angel Rozas (jefe del bloque de senadores) y Mario Negri (presidente del bloque de diputados).

“Aún el tema está verde, recién la semana que viene nos empezamos a reunir con la gente de Lilita y luego con los radicales para que vayan acercando los nombres de quienes participarán”, explicó a PERFIL una fuente del PRO.

La idea de Peña, además de abrir un ámbito de contención más amplio, es empezar a diagramar las elecciones de 2017. Dio las primeras señales cuando incorporó a la UCR al primer timbreo nacional. No todos los radicales estaban conformes con esa acción.

En los primeros meses de gestión, Macri había comenzado a armar una mesa, de manera informal, con dirigentes de todos los espacios que conforman Cambiemos. Asado de por medio, se había empezado a trabajar en conjunto, pero el día a día de la gestión lo dinamitó.

En ese momento comenzaron las críticas internas, que hoy continúan. “En las reuniones con Marcos sentamos posición al menos, pero no decidimos nada”, se queja un radical de peso. Y recuerda cómo Negri le envió un largo chat de WhatsApp a Peña para que no avanzara con el tarifazo de la forma en que se había comenzado a presentar. Un augurio radical.

ContenciЧn bonaerense. Por su lado, en Provincia el panorama mejoró. Tras las fuertes críticas que había lanzado la UCR local hacia María Eugenia Vidal por su peronización (acercamiento a intendentes del PJ y la asunción de Joaquín de la Torre como ministro), el pensamiento de muchos de sus dirigentes parece haber mutado. Al menos, eso expresó el jueves Ricardo Alfonsín cuando dijo, en el lanzamiento de la mesa provincial de Cambiemos, que se sentía “integrado”, resaltó los valores institucionales del Gobierno y de Vidal, y que trabajará dentro del espacio en 2017 y en 2019.

Alfonsín habla a diario con el secretario general bonaerense, Fabián Perechodnik, quien tiene a su cargo la contención de los radicales. Tuvieron efecto sus cafés y llamadas con la cúpula del partido. Hoy las aguas están calmas. Pero, por las dudas, Vidal le pidió a él y al vicegobernador, Daniel Salvador, mantener el diálogo abierto.