POLITICA CAMBIO CULTURAL

Un mes sin bolsas

El ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad explica en una columna los efectos de los primeros treinta días que se prohibió el uso de bolsas en supermercados.

Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.
Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad. Foto:Cedoc
Hace unos días se cumplió un mes de la puesta en vigencia del cese de entrega de bolsas plásticas livianas estilo camiseta en supermercados, hipermercados y autoservicios de la Ciudad. A pesar de la reticencia de algunos sectores de la industria del plástico y de algunas cadenas de supermercados frente a la medida, el resultado fue sumamente positivo: se consumieron 32 millones de bolsas menos con respecto a enero de 2016.

Desde que anunciamos la medida nos comprometimos a acompañar a los vecinos en este cambio de hábito realizando campañas de concientización y entrega de bolsas reutilizables de manera gratuita en diferentes puntos de la Ciudad. Estamos en camino de alcanzar el millón de ecobolsas entregadas, lo que significa una bolsa por cada hogar, pero lo más importante y sumamente satisfactorio es ver cómo los porteños se mostraron predispuestos y apoyaron este proceso desde el principio. Solamente en el mes de enero el uso de bolsas reutilizables se multiplicó por 10, según los propios supermercados. Hoy nos pone muy contentos ver personas de diferentes edades acercarse a realizar sus compras con sus bolsas o changuitos, contribuyendo de esta manera a cuidar el medio ambiente. 

Se trata de un cambio cultural que de a poco se va consolidando en la cotidianidad y que al mismo tiempo genera oportunidades en la industria: aumentaron los procesos de inversión generando más puestos de trabajo y también se instalaron nuevas fábricas. 

Es cierto que algunas cadenas de supermercados empezaron a vender bolsas plásticas más gruesas -de poco más de 50 micrones- que no están alcanzadas por la ley, sin embargo, es una alternativa que a nosotros nos parece desacertada ya que va en contra del espíritu de la normativa. Por ese motivo continuamos en diálogo con los supermercados de la Ciudad, realizando sondeos sobre su adaptación a la medida a fin de lograr que todos se ajusten a la reglamentación. 

Estamos convencidos de que tomamos el camino correcto, siguiendo el ejemplo de algunas ciudades del interior del país y de otras ciudades del mundo que tienen vigente leyes similares. Es un paso que nos acerca más a nuestra meta de cuidar el medio ambiente, transformando nuestro entorno en una Ciudad Verde y sustentable.  

(*) Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad


Eduardo Macchiavelli (*)