POLITICA RESPUESTA FALLIDA


Un nuevo “error de comunicación” dejó a Peña en evidencia

El Gobierno no descarta cambios tras el hermetismo y la posterior desmentida por la salud de Macri. El antecedente del aumento de tarifas.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

La arritmia cardíaca que sufrió el presidente Mauricio Macri generó una nueva crisis en el sistema de comunicación del Gobierno. Las críticas contra el jefe de Gabinete, Marcos Peña, no tardaron en llegar. Sin embargo, puertas adentro de la Casa Rosada todavía evalúan y analizan la situación para determinar si se necesita hacer cambios o no.

En diversos sectores consideran que se dejó crecer demasiado la situación. “Se tendría que haber sacado un comunicado desde el primer momento y explicar la situación, como también el estudio al que se iba a someter el presidente”, analizó una calificada fuente de Balcarce 50.

Ese “hermetismo” fue lo que habría generado la oleada de rumores que se dispararon luego de la publicación de una nota en el sitio de la revista Caras. Con el silencio, consideran que lo que sucedió fue que se le levantó el precio a la situación, sobre todo luego del diagnóstico que tuvo Macri por parte del personal médico de la Clínica Olivos.

Esta no es la primera vez que Peña queda en el ojo de la tormenta por la forma de comunicar una situación. Los aumentos de tarifas y las diversas medidas económicas anunciadas por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, también recibieron esa crítica de “error de comunicación”.

Es por esa situación que Peña revisaría las diferentes estrategias que utilizaron en la semana. Por ahora, no se descartan cambios, aunque no serían muy grandes.

La forma en la que se encaró la noticia no escapó al manual que aplican para ese tipo de situación. Luego de la renuncia, en marzo, del ex titular de la Unidad Médica Presidencial (UMP), Marcelo Ballestero, en la Rosada procuraron generar un hermetismo sobre el nombre del reemplazante, como también de las modificaciones a su composición. “Con la salud del presidente hay que ser siempre muy precisos”, explicaban en ese entonces.
Pero en este caso, varios funcionarios consideraron excesiva la falta de comunicación.

Allegados a Macri incluso afirmaron que todo era posible de solucionar con un solo comunicado en el que se explicara el estudio al que debía someterse el presidente. “Si se decía que era tal estudio, por tal razón, no se armaba el revuelo que sucedió”, afirmaron.

La clave, para muchos, fue la primera respuesta del Gobierno de salir a negar la situación y denunciar una operación de prensa. “Con eso quedamos en offside”, explicó, visiblemente enojado, una fuente al tanto del “teléfono descompuesto” que se generó debido a que el titular de la Unidad Médica Presidencial, Simón Salzberg, habría mantenido en secreto el turno que solicitó para realizar una serie de estudios en la Clínica Olivos.

Sin embargo, no todas fueron malas noticias. Ayer era la fecha anotada para el retorno de los tradicionales timbreos que realiza Cambiemos. En el Gobierno miraron con buenos ojos la repercusión de la noticia de la internación de Macri, sobre todo en las redes sociales, donde fue trending topic durante toda la jornada. “Eso es una muestra de apoyo contundente que no podemos dejar de analizar”, le dijo a PERFIL una fuente al tanto del armado de la comunicación del Gobierno.



Gonzalo Sierra