POLITICA PRESUPUESTO NACIONAL

Un pago de fin de año equivaldría al total del déficit de Aerolíneas en 2013

PERFIL COMPLETO

Afrontar el pago de un bono de fin de año para los empleados estatales que dependen del gobierno nacional equivaldría al déficit de Aerolíneas Argentinas durante el año pasado o el costo final estimado del Centro Cultural Néstor Kirchner, en caso de que se tome el reclamo que plantea la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE) que pide cuatro mil pesos. Si se toma el pedido mínimo que planteó la CTA oficialista, el costo presupuestario sería equivalente a dos tercios del dinero que perdió la aerolínea de bandera estatal en 2013.  
El cálculo toma como referencia el número de empleados estatales declarados en el Presupuesto 2014, el universo de trabajadores que dependen de la administración nacional es de 376 mil asalariados. De esta manera, si se ofreciera un plus de 2.500 como el mínimo que reclamó desde la CTA más afín al oficialismo su secretario general, Hugo Yasky, el costo presupuestario sería de $ 940 millones.

Si, en cambio, el Gobierno estuviera dispuesto a igualar la oferta que anunciaron esta semana los gobiernos provinciales kirchneristas de San Juan y Santiago del Estero (tres mil pesos), la erogación sería de más de $ 1.128 millones. Finalmente, si se toma como referencia el reclamo que realizan la CTA de Pablo Micheli y los estatales de ATE, que piden una paga extra de cuatro mil pesos, el costo presupuestario se eleva hasta 1.500 millones.
Como referencia, se puede indicar que el costo de un bono de $ 2.500 equivale a menos de un tercio del valor estimado en el Presupuesto de este año para la construcción de la Torre Unica de Comunicación en el área metropolitana, mientras que el bono de cuatro mil equivale al déficit de Aerolíneas Argentinas en 2013, según la información provista por el presidente de la empresa, el camporista Mariano Recalde.
Más allá de las aspiraciones de los empleados estatales, desde el gobierno nacional se mostró un fuerte rechazo a la posibilidad de un bono. El ministro de Economía, Axel Kicillof, lo descartó de plano y pidió “no hacerle el juego a quienes tratan de instalar un diciembre de tormentas, incendio y quilombo en Argentina, porque es eso a lo que apuestan”.



Aurelio Tomas