POLITICA DIFERENCIAS CON BRASIL

Un paraguas sobre Venezuela para no enturbiar la relación entre los dos socios

PERFIL COMPLETO

Durante su visita a Brasil Mauricio Macri intentó bajar el tono a las diferencias que existen con Dilma Rousseff en relación con la situación política venezolana. Admitió que su gobierno mantendrá el reclamo de que se aplique la cláusula democrática del Mercosur, que implicaría su expulsión del bloque, pero postergó cualquier definición hasta que se realicen las elecciones legislativas del 6 de diciembre.
“Hablamos de Venezuela, ambos estamos observando con atención lo que va a pasar el domingo, esperando que el día posterior se vaya diluyendo la tensión con la cual se vive hoy en Venezuela”, explicó Macri. Además, anticipó: “Seguramente el día 10 –cuando Rousseff visite Argentina para presenciar la asunción– hablaremos de vuelta y evaluaremos lo que ha pasado”.
En ese sentido, y ante la insistencia de los reporteros sobre las diferencias, Macri dijo: “No siento que tengamos posiciones tan encontradas; ambos países tenemos un compromiso inclaudicable con la democracia, los derechos humanos y las libertades”. Admitió, eso sí, que cada país se expresa “con su estilo y su manera”.
Más allá de sus declaraciones, la administración del PT ha evitado pronunciamientos públicos de tono fuerte frente al deterioro de la coyuntura política y la situación de los opositores encarcelados por el régimen de Nicolás Maduro.
Ocurre que el gobierno de Rousseff considera el vínculo estratégico con ese país como una prioridad política y, a diferencia de Argentina, Brasil tiene –sobre todo en el norte– una fuerte dependencia energética de Venezuela y comparte con ese país una extensa frontera.
Sin embargo, el gobierno de Dilma también comenzó a transmitir de forma directa, pero reservada, su preocupación al gobierno venezolano y mantuvo contactos con opositores venezolanos, como las mujeres de los presos políticos, que fueron recibidas con gran sigilo en la Cancillería brasileña en julio pasado, según confiaron a PERFIL fuentes diplomáticas.

Aurelio Tomas