POLITICA CONDENA A MILITARES

Un represor exhibió fotografías de Macri y Awada durante su juicio

Se trata de Héctor Pedro Vergéz, un militar condenado en la última dictadura por crímenes de lesa humanidad. Cuáles fueron los motivos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Mercedes Ferreyra (prensa diario Será Justicia)

Los Tribunales Federales de Córdoba vivieron un extraño momento. Héctor Pedro Vergéz, enjuiciado como represor durante la última dictadura cívico-militar, exhibió una fotografía de Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada en medio de la sala.

El hecho ocurrió en el marco del juicio por la megacausa “La Perla", en el cual se juzgan crímenes de lesa humanidad cometidos en ese centro clandestino de detención, y su similar La Ribera.

Vergéz no explicó el motivo por el cual mostró dicha fotografía. Lo hizo mientras la fiscal Virginia Miguel Carmona, representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), presentaba su alegato sobre el destino y desaparición de Humberto Orlando Annone, Silvia Ferrari de Suáres y Osvaldo Ramón Suárez, tres de las casi 700 víctimas del juicio La Perla.

Vergéz, de 73 años y nacido en La Pampa, está acusado por el asesinato de las familias Pujadas y Vaca Narvaja, de estudiantes bolivianos, entre otras acusaciones, antes y después del golpe de estado de 1976.

Además, fue uno de los fundadores y jefes del “Comando Libertadores de América”, la versión cordobesa de la Triple A. Tras el golpe, lideró el campo de detención “La Perla”, en las afueras de la ciudad de Córdoba y posteriormente realizó tareas de inteligencia militar.

El militar, también conocido como “Vargas”, fue condenado en diciembre del 2012 a 23 años de prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad.

La megacausa La Perla, cuyo juicio comenzó el 4 de diciembre de 2012, tiene 44 imputados, entre ellos el represor Luciano Benjamín Menéndez. Está compuesta por 20 expedientes, con 716 víctimas de la cuales 279 son desaparecidos, 71 asesinatos cuyos cuerpos fueron recuperados, 13 detenidos políticos muertos en sesiones de torturas y un menor sustraído.

(*) Desde Córdoba, especial para Perfil.com.



Ariel Bogdanov