POLITICA JUAN DOMINGO MALDONADO

Un viejo conocido de Kirchner, afectado por la Ferrari de Elaskar

Su esposa, Viviana Castillo, apareció como titular del lujoso auto del financista. Prepara una demanda para limpiar su nombre.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Desde Río Gallegos
Juan Domingo “Pachoco” Maldonado, esposo de la docente Viviana Castillo, una de las “dueñas” de la Ferrari que compró Federico Elaskar, escucha el nombre Néstor Kirchner desde que era chico. Vivían a pocos metros de distancia, jugaron interminables tardes al fútbol, militaron juntos en la Juventud Peronista y hasta le ofreció ser funcionario de la provincia en tiempos que el ex presidente gobernaba Santa Cruz.

Ahora –jubilado de la Administración Pública– vive en Los Antiguos, en la zona cordillerana, a unos mil kilómetros al noroeste de Río Gallegos. Allí se enteraron –tras una nota de Clarín– que uno de los vehículos que investiga la Justicia en la causa contra el financista del caso Báez estuvo registrado a nombre de la maestra.

Maldonado dijo que fueron víctimas de robo de identidad y que jamás podrían haber comprado un vehículo como el que se investiga. “Estos muchachos se fueron de mambo, no conocen a mi mujer, la tomaron al azar, vieron que era de Buenos Aires y que se había ido al Sur y creyeron que no iba a pasar nada. Ahora se deben estar dando la cabeza contra la pared”, le dijo esta semana a PERFIL.
La Ferrari es uno de los bienes que investiga el juez federal Sebastián Casanello en la causa por lavado de dinero contra uno de los financistas de SGI; el otro, Leonardo Fariña, está preso. Maldonado no oculta su pasado vinculado a Néstor Kirchner y agrega que, en su caso, la relación era cercana, vivían a escasos metros de distancia.

“Jugábamos al fútbol en un baldío rodeado de autos viejos”, sostuvo, y comentó que –en su caso– empezó a militar en el peronismo en los 60, un poco antes que Kirchner. Ya cercano a los 70, coincidieron políticamente, pero aclaró que el ex presidente era uno más del grupo.  “En todas las provincias, los jóvenes nos preparábamos para la resistencia popular a la dictadura de entonces”.
“Cuando Néstor se fue a estudiar a La Plata, regresaba en vacaciones y militábamos juntos”, recordó Pachoco, que con el paso de los años ingresó a trabajar en la empresa estatal de energía Servicios Públicos Sociedad del Estado (SPSE). Allí, ya en tiempos en los que el Lupo era gobernador, le ofreció un cargo ejecutivo. “Le dije que no porque no compartía el proyecto del Frente para la Victoria”, afirmó.

Maldonado recordó que, en una oportunidad, cuando Kirchner ya era presidente, se lo cruzó en Río Gallegos y lo invitó a recorrer algunos barrios de la capital provincial. “Siempre tuve algún tipo de contacto, incluso cuando se fue, tengo muchas críticas para con él y su gestión, pero siempre me tuvo presente”, manifestó. Por estos días, en los que el nombre de su esposa aparece relacionado con una causa de lavado de dinero, su vida se vio convulsionada. Dijo que prepara el inicio de una contienda judicial. “Todo lo que tengo lo puedo mostrar, esto no va a quedar así”, sentenció.



Pablo Manuel