POLITICA CAMBIO DE ESTILO

Una ceremonia sobria en el Congreso

En el público hubo una pequeña representación sindical y pocos empresarios. Estuvieron Duhalde y De la Rua. Los cantitos recién llegaron al final, en un recinto sin barras.

PERFIL COMPLETO

“¡Sí se puede!”. El eslogan que usó Mauricio Macri durante la campaña fue coreado por los diputados y senadores de Cambiemos cuando terminó el discurso del presidente ante la asamblea legislativa. Fue el único momento de la ceremonia en el que se rompió la tranquilidad que reinaba en el recinto, con la excepción de los aplausos a frases que pronunció Macri.
Sin barras, ni banderas, la jura ante el Congreso fue sobria. Macri llegó junto a su esposa Juliana Awada y a su hija Antonia, a la hora prevista, poco antes del mediodía, y en el edificio lo esperaba la vicepresidenta, Gabriela Michetti. Los integrantes del binomio presidencial juraron sin intermediarios. Los habituales integrantes de la Cámara de Diputados y de la de Senadores, acostumbrados a los cánticos y a las banderas, se tendrán que amoldar al nuevo estilo.
El senador Federico Pinedo terminó su mandato provisional al mediodía, cuando Macri ya había jurado.
En las pocas horas en las que estuvo al frente del Poder Ejecutivo se encargó de hablar con los organizadores del operativo de seguridad “para que estuviera todo tranquilo”.

Invitados. En los palcos hubo representación sindical, pocos empresarios, y ningún integrante de organismos de derechos humanos, históricamente identificados más con el gobierno saliente o con la izquierda.
Las nuevas autoridades de la Cámara de Diputados tuvieron que ojear dos libros que contenían las fotos de los invitados con sus nombres, para poder ubicarlos correctamente.
Las diputadas del PRO llamaron la atención con su vestimenta. Casi todas llevaban vestidos blancos o color crema.
El prolongado saludo de Macri, a su ingreso, con la futura titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, fue comentario entre los presentes.
Los palcos que escoltan la mesa de presidencia fueron ocupados por los presidentes de la región, los gobernadores, los ex presidentes Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde, y los miembros del gabinete macrista



Mariano Confalonieri