POLITICA NEGOCIOS CON UNA INTENDENCIA BONAERENSE

Una empresa ligada a Aníbal F. es proveedora de un municipio massista

Vende combustible para los autos oficiales de Almirante Brown. El curioso festival de vales para que los funcionarios consuman su nafta.

PERFIL COMPLETO

Foto:Marcelo Silvestro

Hacer negocios con el Estado siempre tiene sus frutos. En un sistema ideal, las empresas deben inscribirse como proveedores y ofrecer la mejor oferta económica para ganar una licitación. En otro tipo de sistema, los contratos los ganan las empresas allegadas al poder político.

La estación de servicio que figura a nombre del hijo y del suegro del senador Aníbal Fernández es proveedora del municipio de Almirante Brown, en el conurbano bonaerense. Palo Verde Adrogué SRL distribuye combustible YPF para autos oficiales, funcionarios, concejales, ambulancias, patrulleros y camiones de bomberos en el municipio. Así lo confirmaron oficialmente a PERFIL en la intendencia que dejó Darío Giustozzi en diciembre y que ahora gobierna su aliado Daniel Bolettieri.

En la estación de servicio, los accionistas son el hijo de Aníbal, Facundo, y Néstor Zabala. El hombre, de 79 años, es padre de Silvina Zabala, la pareja y mano derecha de Aníbal. Ella también es funcionaria.

En el municipio, ahora aliado de Sergio Massa, aseguraron a este diario que la estación es una de las cuatro proveedoras oficiales y que vende combustible a la intendencia desde hace 15 años, durante la era del ex intendente Jorge Villaverde. Entonces, dijeron, los dueños eran una familia vecina de Almirante Brown.

Facundo y Néstor Zabala asumieron como socios gerentes en Palo Verde en 2008. Facundo estudiaba medicina y tenía 24 años. Aníbal era ministro de Justicia. En diciembre de 2007, había asumido Giustozzi, entonces kirchnerista.

Nafta para todos. La estación de servicio está en una zona pudiente, en el centro de Adrogué. Hace unos dos años, fue remodelada y es una de las más vistosas del municipio.

La ex concejal del Frente Amplio Progresista Florencia Retamoso contó a PERFIL que, entre 2007 y 2013, “el municipio le entregaba a todos los ediles y funcionarios vales de alrededor de $ 450 para que consuman en Palo Verde SRL. La intendencia entregaba los vales todos los meses, uno por funcionario y concejal”, aseguró. Lo que llamó la atención de la concejal fue que los vales se distribuían con ímpetu, sin ningún tipo de control. Retamoso elevó un pedido de informe a la municipalidad para que explicara los términos de la contratación, pero jamás le respondieron.
En la municipalidad informaron que, antes de 2007, Palo Verde era la única proveedora y que Giustozzi amplió la licitación a otras tres estaciones. Pero, en realidad, no fue así. Ya había otros proveedores, como El Vasquito, otra YPF de Adrogué. La familia dueña de la estación renunció a seguir proveyendo a la intendencia.

“No era negocio, pagaban con retraso. El dueño pidió que paguen por adelantado y el entonces intendente, Manuel Rodríguez, dijo que no era posible”, contaron allegados a los propietarios. Ser proveedor de la intendencia no conviene si uno quiere vivir de eso. “Los pagos servían para tapar grandes baches”, agregaron.

Palo Verde no es la única empresa del clan Fernández con nexos con el Estado. Facundo Fernández y un funcionario histórico de Aníbal, Lucas Gaincerain, figuran como accionistas de Biotransgen SRL. PERFIL reveló el sábado pasado que Biotransgen, dedicada a la biotecnología, firmó un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para absorber tecnología generada por el Estado para la producción de semillas forrajeras –alimento de ganado– y explotarla comercialmente hasta 2036.

PERFIL intentó saber la versión de Aníbal, pero no obtuvo respuesta.



Emilia Delfino