POLITICA NUEVO ESTADIO DE BOCA

Una licitación a medida para que Angelici cumpla su sueño

La Ciudad entregó tres hectáreas de plazas públicas al club que encabeza el asesor macrista. Negocios con fondos extranjeros.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Daniel “el Tano” Angelici va por todos los proyectos pendientes. El presidente de Boca entiende que si no los cumple ahora, con su amigo Mauricio Macri en la presidencia, Horacio Rodríguez Larreta en la Capital, mayoría PRO en la Legislatura y cierto favor mediático, ya no se le darán. Así, mientras consolida su influencia en la Justicia y la ex SIDE, avanza con el negocio de construir otra Bombonera, a tres cuadras de la actual. La nueva cancha estaría ubicada sobre tres hectáreas públicas que el gobierno porteño le concedió a Boca, a través de una licitación hecha a su medida.
A tal punto la licitación fue orientada, que Boca fue el único oferente: el martes pasado se realizó la apertura de sobres en las oficinas de la Corporación Buenos Aires Sur, una sociedad del Estado porteño que –desde 2010 y tras un decreto del entonces alcalde Macri– es dueña de esas 3,2 hectáreas de plazas y canchas de fútbol públicas. Si bien son terrenos codiciados (ubicados entre las calles Blanes, Espinoza, Palos y Almirante Brown), en los que la zonificación actual permite construir edificios y por los que sólo se pedían 180 millones de pesos, Boca resultó ser el único interesado.
Los pliegos parecían estar pensados para el club de Angelici. “Sólo se aceptarán propuestas presentadas por organizaciones no lucrativas con diez años o más de existencia”, limitaba algo genéricamente el primer artículo.

Los demás ítems de la convocatoria, a los que accedió PERFIL, eran directamente una descripción institucional de Boca: la organización oferente debía tener al menos 500 integrantes; tener una antigüedad de diez años en la comuna 4 (La Boca, Parque Patricios, Barracas y Nueva Pompeya); tener un patrimonio de más de 100 millones de pesos; y cumplir con normas tipo las ISO 9001.
Hasta 2010, cuando Macri las cedió por decreto a la Corporación Sur, esas manzanas eran del Instituto de Vivienda, que ahí debía construir edificios para personas de bajos recursos. Ahora, ya son de Boca, y para cumplir el sueño de Angelici sólo falta que la Legislatura porteña apruebe el cambio de zonificación.  “Debemos construir un estadio nuevo porque agrandar el actual es casi imposible”, afirmó Angelici días atrás, frente a la resistencia de vecinos, hinchas y opositores xeneizes.
El Tano busca hacer una carambola económica: construir un estadio moderno con capacidad para 80 mil personas, con restaurantes, oficinas y comercios, y reutilizar la actual Bombonera para recitales, la Copa Davis y otros espectáculos.
Sobre el costo de la nueva cancha, que estiman en unos 300 millones de dólares, la solución vendría de la mano de los petrodólares y la plata dulce global. “Estuve reunido con el jeque de Dubai y se mostró muy entusiasmado”, declaró Angelici hace cuatro años, tras reunirse en Barcelona con un jeque llamado Sheij Mohammad Ibn Saqr Al Qassemi.  Con el mismo objetivo, el entonces vice de Angelici, Oscar Moscariello, ahora designado por Macri embajador en Portugal, se encontró con un representante de la Qatar Foundation. Inversores chinos y la compañía aérea Emirates Airlines también fueron candidatos a financiar la cancha, a cambio de que llevara su nombre por 15 años.
En 2012, el cepo complicó los planes. Angelici recurrió al Banco Provincia. Ahora, tras el cambio de época, apuesta a cumplir sus ambiciones.



Andrés Fidanza